PP-A exige a la Junta "hablar claro" sobre el futuro de las orquestas andaluzas y "dialogar" con los ayuntamientos

El portavoz de Cultura del PP en el Parlamento andaluz, Antonio Garrido, ha exigido a la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía "hablar claro" sobre "qué planes tiene" para las orquestas andaluzas --Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM), la Orquesta de Córdoba y la Orquesta Ciudad de Granada (OCG)--, al tiempo que le ha instado a "dialogar" con los ayuntamientos, así como a "cumplir" con los estatutos de estas formaciones.

El portavoz de Cultura del PP en el Parlamento andaluz, Antonio Garrido, ha exigido a la Consejería de Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía "hablar claro" sobre "qué planes tiene" para las orquestas andaluzas —Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS), la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM), la Orquesta de Córdoba y la Orquesta Ciudad de Granada (OCG)—, al tiempo que le ha instado a "dialogar" con los ayuntamientos, así como a "cumplir" con los estatutos de estas formaciones.

En declaraciones a Europa Press, Garrido ha lamentado que la Consejería "olvida" que las orquestas "son una voluntad política de la Junta y de los ayuntamientos", porque cuando "escuchamos hablar a al consejero de Cultura parece como si fueran del Gobierno, y en los consorcios participan también los ayuntamientos". Además, como empresas, "tienen unos estatutos que hay que cumplir". "Lo que pasa es que hay recortes, pero a la Junta le molesta reconocerlo", toda vez que recuerda que en junio "ya hubo un cinco por ciento, a lo que se le suma ahora el diez por ciento".

Asimismo, el portavoz popular recuerda que se cambió la forma de financiación de las orquestas —de aportación directa a subvención—, por lo que "el dinero se puede ingresar cuando te dé la gana", mientras que la realidad de estas formaciones musicales es que "por ejemplo, el ayuntamiento de Sevilla va a tener que poner más dinero para mantener la ROSS que la Junta, lo mismo que el Ayuntamiento de Málaga, que aportará a la OFM 2.700.000 euros frente a los 2.200.000 euros de la Consejería".

"La realidad es que ahora, de pronto, nos descolgamos con que no se reconocen los recortes y que unilateralmente, sin sentarse con los ayuntamientos, de pronto las orquestas tienen que buscar recursos propios", en un momento "donde no existen". En este sentido, recuerda que cuando se creó la Fundación Barenboim-Said "iba a tener los apoyos de las multinacionales haciendo cola y se vendió como un proyecto internacional", pero "si la Junta, que la sacó de Cultura y la llevó a Presidencia, no la mantiene, desaparece".

Igualmente, y sobre las afirmaciones realizadas por Luciano Alonso la pasada semana durante la Comisión parlamentaria para presentar los presupuestos de 2013, en las que aludía a la "necesidad" de sinergias entre las orquestas, Garrido ha indicado que "siendo consejera Rosa Torres ya se planteó que cada orquestas tuviera una subsede", pero "nunca se llevó a la práctica", porque para "ello tienen que estar de acuerdo los ayuntamientos", y al consejero "se le olvida que están" en los consorcios de las formaciones.

"antes que las orquestas hay que repensar otras cosas"

Por tanto, Garrido exige a la Junta que "aclare qué va a hacer con las orquestas", y "si la solución es disolverlas, que digan 'no tenemos un duro, no podemos pagar, y vamos a sentarnos a ver qué hacemos'", pero, añade, "antes que repensar las orquestas hay que repensar otras cosas", porque "en un momento de crisis hay que priorizar, así que vamos a sentarnos y estudiar la Fundación Legado Andalusí en Granada o la Fundación Tres Culturas en Sevilla". "Es como una huida hacia adelante con las orquesta y eso no está bien, porque ahí hay profesionales de gran dignidad", subraya.

Así las cosas, el portavoz popular recomienda a la Junta que "se reúna con los ocho ayuntamientos, primero con los cuatro que tienen orquestas; hablar con claridad de la situación; pedir opinión; y dialogar". "Una solución posible sería que intervinieran más los ayuntamientos, pero eso es una cosa que necesita tiempo, esfuerzo, y negociación; y otra posible solución sería que habría que ver todo la política musical, no solo de las orquestas sino en general, qué dinero se invierte y el tema de la Fundación Barenboim-Said".

"Las orquestas andaluzas están preocupadas porque no se habla con claridad", y lo que hay que hacer "es buscar soluciones buenas y equitativas para todos", porque "si los ayuntamientos no cubrieran el agujero, las orquestas correrían peligro". Por tanto, concluye, "hay que dialogar, cumplir los estatutos, y que la Junta reúna los consejos de administración, que está obligada a hacerlo, para que la solución que se tome sea aceptada y lógica".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento