El acusado de matar y descuartizar a su hermana afirma que lo hizo por "terror" a otro acusado

Pablo B., acusado de ser el autor material de matar por estrangulamiento y descuartizar a su hermana en junio de 2009 en la calle Mariscal Solís de Oviedo, ha declarado que lo hizo "por terror y miedo" de Jesús V., otro de los acusados, "que le obligó a hacerlo".
Sala Del Juicio Sobre El Crimen De Vallobín
Sala Del Juicio Sobre El Crimen De Vallobín
EUROPA PRESS

Pablo B., acusado de ser el autor material de matar por estrangulamiento y descuartizar a su hermana en junio de 2009 en la calle Mariscal Solís de Oviedo, ha declarado que lo hizo "por terror y miedo" de Jesús V., otro de los acusados, "que le obligó a hacerlo".

Pablo B. ha declarado este lunes junto a los otros dos acusados, Jesús V. y Cristian M., en la primera jornada de la vista oral que se celebra en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por la muerte violenta de María Luisa Blanco.

El hermano de la fallecida ha reconocido su culpabilidad de los hechos recogidos en el escrito del ministerio público excepto la acusación de delito sexual contra su hermana y ha afirmado haber sido el responsable del descuartizamiento de su hermana aunque niega haber sido el responsable del estrangulamiento. "Yo le apreté el cuello por orden de Jesús V. pero no con la suficiente fuerza como para estrangularla. Después, Jesús V., cuando todavía estaba consciente, le hizo beber una botella de whisky, primero con la mano y luego la empujaba en su boca con el pie", dijo.

Pablo B., que tiene una minusvalía superior al 30 por ciento, ha declarado que se llevaba muy bien con su hermana y que la llevaba siempre a todos los lados en su silla de ruedas, ya que sufría problemas de movilidad. Este acusado ha manifestado que seguía en todo momento las ordenes de Jesús V. para que éste no le pegase ni a él ni a su familia —su madre y su hermana— y también reconoció que Jesús V. no les dejaba salir solos de casa y que tenían que dormir en el suelo del salón para que éste ocupara el dormitorio principal de la vivienda con su novia Larissa y su bebé.

El día de los hechos Pablo B. ha confesado que Jesús obligó a la víctima a permanecer de pie en el pasillo durante 15 minutos y como no lo aguantaba y se caía al suelo, Jesús V. le golpeaba con una barra metálica hasta que se rompió la barra. Después la obligó a ducharse con agua fría y posteriormente obligó a Pablo B. a que la estrangulase mientras Cristian la sujetaba. Ya en el suelo y todavía consciente, según el relato de Pablo B., Jesús le hizo beber la botella de whisky entera.

"Al día siguiente Jesús V. me dijo que tenía que descuartizar a mi hermana porque sino lo hacía yo lo tendría que hacer mi madre y yo no quería que ella tuviese que pasar por eso, por esta razón lo hice yo". También ha relatado que meses antes su madre y él pusieron tres denuncias contra Jesús V. en la Comisaría de Policía pero que posteriormente retiraron ante las amenazas del joven.

Esta versión ha sido ratificada por otro de los acusados y habitante de la casa, Cristian M. que ha asegurado ante el juez que Jesús V. "tenía atemorizada a toda la casa" y que además de quitarles a todos las llaves del domicilio para que no pudiesen salir, a la madre de la víctima le quitaba las tarjetas de crédito y la obligaba a pedir un crédito para que comprarse un piso.

Cristian ha reconocido que al día siguiente de la muerte de María Luisa él fue el encargado de limpiar el baño en el que fue descuartizada pero ha negado que participase en su muerte. "Recuerdo como Pablo B. la cogió por el cuello y después como Jesús V. le hizo beber una botella entera de whisky" señala.

Preguntado por el fiscal sobre los hechos reflejados en su escrito de calificación, Cristian ha señalado que todos ellos son "ciertos y reales" y que en los que él ha tenido participación siempre fue por miedo a represalias de Jesús V. "En alguna ocasión 'El Duque', como así le gustaba que le llamasen a Jesús V. hizo a Pablo B. y a su hermana beber sus propios orines", ha señalado Cristian para poner un ejemplo de lo que era capaz de ordenar el acusado.

"Jesús V. quería comprar algunos perros, cocinar la carne de la fallecida y dársela a esos perros para deshacerse del cadáver", añade.

Declaración de jesús v.

Por su parte, en la primera declaración judicial de Jesús V. ha acusado a Cristian y a Pablo B. de ser los culpables de la muerte de María Luisa B. y ha asegurado que él no puedo evitar que la asesinasen porque "en ningún momento quise poner en riesgo la vida de mi hijo y de su madre". Al contrario que las declaraciones de los otros dos testigos, Jesús V. ha declarado que tenía miedo de la represalia de Pablo B. y de Cristian M. ya que "estaban siempre juntos y muy unidos" y advierte de que sus declaraciones pretenden culparle a él del asesinato cuando no tuvo "nada que ver".

Jesús V. ha dejado claro que fue el quien alertó a su madre del asesinato y de que el cuerpo de la mujer estaba descuartizado en la nevera y quien declaró posteriormente en comisaría lo ocurrido.

"Llamé a mi madre y le dije: Mamá, mataron a una chavala en la calle Mariscal Solís donde yo vivía". Aun así ha reconocido que mintió, "con la intención de exculpar a Cristian", en su declaración inicial al decir que ese día había viajado a Madrid. "Ahora voy a contar la verdad porque no debía haber mentido a la justicia. Fueron Pablo B. y Cristian M. los que la mataron".

Ha señalado que en la casa existía maltrato pero era entre ellos —madre e hijos— y ha reconocido golpear una vez a Pablo B. al ver que éste había pegado a su hermana. Eran brutales las heridas que tenía María Luisa por su propio hermano y no me arrepiento de lo que hice por que era por una buena causa" con esto "intenté meterle en razón para que no lo volviera a hacer". Jesús V. ha asegurado que no denunció esa situación porque pensaba que "la cosa no legaría tan lejos" y ha calificado a Pablo B. de "psicópata".

La vista continuará este martes con la declaración de los padres de Pablo B. y de la novia de Jesús V., entre otros testigos. Las defensas de Pablo B. y de Cristian M. han intentado llegar a un acuerdo con el ministerio fiscal mientras que el tercer acusado, Jesús V. ha "prohibido de forma expresa a su letrado llegar a ningún acuerdo", como así ha manifestado a la salida del juicio el abogado José Luis Arboleya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento