El presupuesto de Valladolid bajará en torno al 5%, se basará en "rigor" y "austeridad" con un esfuerzo en gasto social

Blanco asegura que mantiene contacto con la Consejería de Hacienda para garantizar las transferencias para financiar competencias impropias
El concejal de Hacienda de Valladolid, Alfredo Blanco
El concejal de Hacienda de Valladolid, Alfredo Blanco
EUROPA PRESS

El presupuesto del Ayuntamiento de Valladolid bajará en torno al 5 por ciento, tendrá como base el "rigor" y la "austeridad" y hará un esfuerzo presupuestario en el gasto social —que no bajará—, al tiempo que intentará mantener los servicios públicos con los mismos estándares de calidad, aunque como contrapartida se sacrificarán las inversiones, la más importante de las cuales será la aportación al Consorcio del Mercado del Val para su traslado.

Así lo ha afirmado el concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, quien ha presentado ante el Consejo Social de la Ciudad el documento de Criterios Generales del Presupuesto para 2013, con lo que considera que se cumple con los criterios de participación ciudadana, que también se puede ejercer mediante la elaboración de sugerencias al Ayuntamiento.

En concreto, Blanco ha indicado que hay un "sinfín" de posibilidades para hacer llegar iniciativas y propuestas al Equipo de Gobierno, que ha recibido a través de 21 de las 43 asociaciones de vecinos de la ciudad 121 aportaciones.

El concejal ha explicado que tras este documento de Criterios, se aprobará a lo largo de este mes en la Junta de Gobierno municipal el techo de gasto para, posteriormente, si es posible en noviembre y si no a principios del mes que viene, dar el visto bueno a los presupuestos, que ha definido unas cuentas "de las personas y para las personas", para las personas que más sufren la crisis.

El documento establece una serie de criterios generales que contemplan un escenario económico "francamente desfavorable" a tenor de las previsiones de los diferentes organismos, que condicionarán la elaboración de las cuentas para el próximo año.

Asimismo, hay otros factores que influirán como el nuevo marco normativo, con la ley de estabilidad presupuestaria, que afecta "sobremanera" al Ayuntamiento con aspectos como el límite de endeudamiento o la regla de gasto —techo de gasto—.

"rigor real"

Con estos antecedentes, el presupuesto reducirá su cifra global con respecto a 2012 en una cantidad que oscilará en torno al 5 por ciento y que tendrá como características un "absoluto rigor" en el presupuesto de ingresos, algo que se mantiene y no es "una simple frase bonita" sino que se demuestra "año tras año" como refleja la liquidación de 2011, con datos "francamente buenos", con una ejecución de un 84 por ciento en el presupuesto de ingresos y un 90 por ciento del de gasto, 30 puntos por encima de la media de los ayuntamientos.

Por lo que se refiere al presupuesto de ingresos, en el apartado de tributos propios, Blanco ha concretado que se prevé un descenso principalmente en dos impuestos, el de construcción y las plusvalías, que han disminuido paulatinamente y también lo harán el próximo ejercicio.

Por otro lado, los ingresos municipales descenderán por la "mala" presupuestación del Gobierno de España, ha explicado el concejal, quien ha recordado que los ayuntamientos tendrán que devolver en 2013 cuantías por la liquidación de los ejercicios de 2008 y 2009, lo que supondrá unos tres millones de euros gracias a la ampliación de plazo para su devolución que pidió la Federación Española de Municipios y Provincias.

Asimismo, por la crisis, también se prevé un descenso de la recaudación por la venta de parcelas municipales, que en 2007 suponía unos ingresos de 56 millones de euros, cuando en 2013 no se superará "en ningún caso" la cifra de diez millones. Este descenso, a juicio de Blanco, es "importantísimo" y era una de las fuentes de financiación de las inversiones.

Otra de las cuestiones que perjudicará al ayuntamiento es el límite del endeudamiento, ya que hay normas que impiden acudir a esta fórmula de financiación al Consistorio a pesar de la buena situación que tiene.

Alfredo Blanco también ha explicado que se espera una reducción de las transferencias de capital que llegan desde otras administraciones, aunque confía en que no haya problema para que lleguen estos fondos, que afectan a muchas concejalías, fundamentalmente a Bienestar Social y Familia, y que permiten financiar los costes de transferencias impropias, que el Ayuntamiento no puede financiar "ilimitadamente", ya que se lo impide el techo de gasto.

Precisamente en este sentido, ha asegurado que ha mantenido recientemente una conversación con la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, y tiene pendiente una llamada de teléfono, pero ha afirmado que le "consta" que se hace un esfuerzo para que no haya problema en esta materia.

Mantenimiento del empleo

Así, los gastos estarán condicionados por el "techo" que se tendrá que aprobar en las próximas semanas y, en este capítulo, Blanco ha adelantado que en materia de personal no habrá incremento alguno, se mantendrá en términos similares para poder abordar el pago de nóminas y Seguridad Social y se garantiza de esta manera el empleo público sin tener que hacer despidos ni Expediente de Regulación de Empleo como en otros ayuntamientos. Además, se continuará con la política de realizar las sustituciones imprescindibles.

Por otra parte, Alfredo Blanco ha adelantado que se dará una "nueva vuelta de tuerca" a la reducción del gasto corriente, algo en lo que fue "pionero" el Consistorio con su Plan Económico y Financiero, al que ahora sustituirá el Plan de Racionalización del Gasto, que por primera vez se recogerá en el presupuesto del año que viene y que hasta 2015 podría permitir el ahorro de 14 millones de euros.

También en el capítulo de gastos se producirá una reducción de los gastos financieros, es decir, el pago de deuda, ya que el no endeudamiento del Ayuntamiento y el hecho de que aborde "religiosamente" la amortización de préstamos supondrá cada vez menos deuda y por lo tanto menos intereses, ha explicado Blanco. Así, para amortización de préstamos en este año se contemplaban 26 millones de euros y en 2013 se calculan unos 22.

La reducción del gasto corriente también se desarrollará por la vía de la gestión, una máxima que se aplica desde 2007, y que supondrá la revisión "a la baja" de todos los contratos que sea posible, ahorros que irán destinados a la prestación de servicios. También se ahorrará con la eficiencia energética, por ejemplo, con la sustitución de alumbrado.

El gasto también se contendrá con la reducción de las inversiones, ya que sólo se destinarán fondos para los contratos plurianuales de mantenimiento y aquellas que sean "estrictamente necesarias" para el desarrollo de Valladolid. "No habrá grandes inversiones ni obras faraónicas", ha dicho el concejal, quien ha incidido en la necesidad de priorizar cuando los recursos son limitados.

Así, ha aclarado que el Ayuntamiento se va a "emplear a fondo" en mantener los servicios públicos con el mismo estándar de calidad y con un mayor esfuerzo presupuestario en el gasto social, lo que supondrá, "como contrapartida", "grandes sacrificios" en las inversiones.

En el repaso a las diferentes partidas por capítulos, el concejal de Hacienda ha recordado que se congelan todos los tributos, las tasas suben un 2,7 por ciento (el IPC), se crea la tasa reguladora de recogida de residuos y se mantienen todos los beneficios fiscales, pero además se mantiene el Impuesto de Bienes Inmuebles y se garantiza que no subirá. También ha recordado que este año se estrena la cuenta tributaria municipal, de manera que se podrán pagar los impuestos mensualmente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento