La CE propone suspender un año la tasa por emisiones de CO2 en los vuelos que no son internos

  • La UE está dispuesta a congelar parcialmente la aplicación del polémico sistema europeo, que grava los vuelos en función de las toneladas de CO2 liberadas.
  • Los Veintisiete tendrán que respaldar ahora a la suspensión para que sea efectiva.
  • Se busca rebajar la tensión que creó la decisión de aplicar el comercio de emisiones a todos los vuelos que despegaran o aterrizaran en este territorio.
Aeropuerto de Barajas.
Aeropuerto de Barajas.
JORGE PARÍS

La Comisión Europea (CE) propuso este lunes suspender un año la aplicación de la normativa europea sobre comercio de emisiones de dióxido de carbono (CO2) a los vuelos que operen en la UE, salvo los internos europeos, para favorecer un acuerdo internacional en este sentido.

La comisaria europea de Acción por el Clima, Connie Hedegaard, anunció en una rueda de prensa que la UE está dispuesta a congelar parcialmente la aplicación del polémico sistema europeo, que grava los vuelos en función de las toneladas de CO2 que liberan, hasta la próxima asamblea general de la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), prevista para otoño de 2013.

"Acabo de recomendar a los Veintisiete que la Unión Europea detenga el reloj", señaló Hedegaard. Este gesto busca rebajar la tensión que creó la decisión de Bruselas de aplicar el sistema de comercio de emisiones a todos los vuelos que despegaran o aterrizaran en territorio comunitario, independientemente de la nacionalidad de las aerolíneas.

La medida, en vigor desde enero de este año, cuenta con la fuerte oposición de países como EE UU, India, China, México, Brasil o Rusia, país este último que ha amenazado a la UE en reiteradas ocasiones con aplicar represalias contra las aerolíneas comunitarias.

Hedegaard indicó que varios de los socios internacionales que rechazan el sistema de comercio europeo de emisiones han dado muestras en el seno de la OACI de estar dispuestos a avanzar hacia un acuerdo internacional para limitar el impacto climático de la aviación.

Estas "muy, muy buenas noticias", en palabras de la comisaria, han llevado a Bruselas a renunciar a aplicar temporalmente este gravamen a los vuelos que tengan su origen o destino fuera de los Veintisiete, aunque seguirá vigente para los vuelos internos comunitarios.

El objetivo de esta medida es "crear buen ambiente", en palabras de la comisaria, de cara a la próxima asamblea general de la OACI, que se celebrará dentro de un año, y a las negociaciones que se mantengan durante este periodo.

Sin embargo, Hedegaard advirtió de que, de no lograrse avances hacia un acuerdo global contra las emisiones de CO2 en la aviación, la UE pondrá fin a la prórroga anunciada. Los Veintisiete tendrán que dar ahora su respaldo a la suspensión para que sea efectiva.

Fundación Biodiversidad
Mostrar comentarios

Códigos Descuento