El Ejército israelí realizó este domingo varios disparos de advertencia al aire en dirección a Siria después de que un proyectil de mortero procedente de ese país alcanzara una posición militar en los Altos del Golán, ocupados por Israel desde la guerra de los Seis Días, de 1967.

Según un comunicado divulgado por las Fuerzas Armadas israelíes, el proyectil, que al parecer habría caído por error, no causó víctimas ni daños materiales.

Los hechos, "relacionados con el conflicto interno en Siria", ocurrieron en una posición israelí cercana a la frontera que divide ambos países desde 1967, refiere el parte militar, que subraya que "los soldados hicieron disparos de advertencia hacia zonas sirias".

El Ejército también ha presentado una queja a las fuerzas de interposición de la ONU que vigilan el alto el fuego de 1974 en el que destaca que "no tolerará ningún tipo de fuego desde Siria" y que cualquier incidente "será respondido con dureza".

No es la primera vez que ocurre

En las últimas semanas Israel ha denunciado en al menos otras dos ocasiones que disparos efectuados desde Siria han alcanzado el lado israelí de la frontera y el Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, envió varios mensajes de advertencia al régimen de Bachar al Asad.

Consideramos al régimen en Siria como responsable de lo que sucede en la fronteraEl viceprimer ministro israelí, Moshé Yaalón, también titular de Asuntos Estratégicos, refirió el viernes que Israel sabe cómo defender a sus ciudadanos y su soberanía en caso de que la violencia procedente del territorio sirio comience "a extenderse en nuestra dirección".

"Consideramos al régimen en Siria como responsable de lo que sucede en la frontera", manifestó el ministro en una red social.

Un día antes tres disparos erráticos de artillería cayeron en la meseta del Golán y otros tantos lo hicieron la semana anterior.

Preocupación en la ONU

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, se mostró "profundamente preocupado" por el peligro de que los incidentes supongan una escalada de violencia entre Siria e Israel.

"El secretario general está profundamente preocupado por el potencial de escalada", afirmó en un comunicado el portavoz de Ban, quien pidió a los dos países que tengan "máxima moderación" y dejen de dispararse a través de la línea de alto el fuego.

El incidente ocurrió en una zona supervisada por una fuerza de observación de Naciones Unidas (UNDOF, por sus siglas en inglés) que verifica la separación de las tropas de ambos países. No se produjeron daños personales en las tropas israelíes o sirias, ni tampoco entre el personal de Naciones Unidas, según el portavoz de Ban.