Un atacante suicida que conducía un camión de combustible hizo explotar el vehículo el jueves cerca de una comisaría de policía en la ciudad iraquí de Mosul, matando al menos a siete personas e hiriendo a veinte, la mayoría de ellos policías, dijeron fuentes hospitalarias y policiales.

Las fuentes sanitarias dijeron que la cifra de fallecidos podría aumentar.

Una fuerte explosión se escuchó en Mosul, a unos 390 kilómetros al norte de Bagdad. Recientemente, la ciudad ha vivido un incremento de la violencia.

Los insurgentes suníes que luchan contra las tropas de Estados Unidos y el Gobierno liderado por chiíes frecuentemente atacan a las fuerzas de seguridad iraquíes.

La formación de la policía y ejército iraquíes son clave en el plan de Washington para retirar en un futuro sus tropas del país árabe.