Plantación de marihuana
Una plantación de marihuana incautada por la Guardia Civil en una imagen de archivo. GUARDIA CIVIL

Los electores de Maine y Maryland han aprobado este martes autorizar los matrimonios del mismo sexo en una noche histórica para los defensores de los derechos de los homosexuales, que han conseguido llevar a las urnas una de sus principales demandas.

Por su parte, los votantes de Colorado y Washington se han convertido en los primeros de EE UU en despenalizar el consumo recreativo de la marihuana.

Además de las elecciones presidenciales, en las que ha sido reelegido Barack Obama, se realizaron 178 referéndums y plebiscitos en 38 estados sobre temas controvertidos como el aborto, el consumo de marihuana, el matrimonio homosexual o la pena de muerte.

Los votantes de California respaldaron la propuesta de mantener la pena de muerte Con su votación, Colorado legaliza la marihuana para uso recreativo entre mayores de 21 años, creando así la industria de la marihuana comercial, que podría comenzar a funcionar a partir de enero de 2014, si las autoridades federales lo permiten. La llamada Enmienda 64 recibió un 50,5% de votos a favor y un 47,2% de votos en contra, con una diferencia de poco menos de 73.000 votos y respaldando así la medida de un total de 2,1 millones de sufragios emitidos, según el recuento inicial.

La Enmienda 64 también permite la apertura de tiendas, reguladas por el Departamento de Impuestos local, para cultivar y vender marihuana. Las personas interesadas podrán además cultivar hasta seis plantas de marihuana en sus hogares. La enmienda pide la creación de un sistema estatal de control de producción y venta de marihuana recreativa similar a los sistemas que ya existen para controlar la marihuana medicinal y el alcohol.

La aprobación de la enmienda podría ayudar a reducir el número de arrestos de jóvenes hispanos y afroamericanos por posesión de marihuana.

Pena de muerte

Los votantes de California respaldaron la propuesta de mantener la pena de muerte en ese estado, según el recuento preliminar de los votos sobre la iniciativa. Así, la pena capital sigue vigente en California ante la negativa de más del 55% de los votantes a eliminarla como posible condena para los culpables de asesinato en primer grado, según planteaba la Proposición 34.

De igual forma, los californianos apoyaron la Proposición 36 que modifica la ley que condena a cadena perpetua a quien cometa por tercera vez un delito grave y que logró más del 70 % del voto hispano. En cambio, la proposición 37 que obligaba a informar en las etiquetas de los Organismos Genéticamente Modificados ofrecidos para la alimentación humana, fue rechazada, según el recuento actual de votos.