Dos hermanos esperan aislados un trasplante y cuentan durante un mes sus vivencias en Twitter

  • Javier Alonso, un joven de 18 años y estudiante de Farmacia, espera un transplante de médula de uno de sus hermanos en un hospital de Oviedo.
  • Su hermano Borja, de 22 años, lo acompaña en su 'encierro hospitalario', que durará un mes para extremar las precauciones y evitar riesgo de infecciones.
  • Ambos cuentan sus experiencias en una cuenta de Twitter, que en unos días ha conseguido más de 2.000 seguidores de todo el mundo.
Los dos hermanos ovetenses muestran en Twitter el humor con el que se toman su estancia en el hospital.
Los dos hermanos ovetenses muestran en Twitter el humor con el que se toman su estancia en el hospital.
Twitter @Enaislamiento

Lo que podía ser una fría habitación de hospital se ha convertido en un espacio de vitalidad y optimismo. Y no es de extrañar, porque Javi y Borja, dos hermanos ovetenses de 18 y 22 años que estarán aislados durante un mes en el Hospital Universitario Central de Asturias, rebosan energía.

Ninguno de los dos pierde la sonrisa. Y eso que pasan por un momento difícil, desde que Javi, de 18 años, espera a ser sometido el próximo viernes a una operación de trasplante de médula con la que confía en curarse de la aplasia medular que padece desde hace tres años. Entre tanto, como dos chicos de su edad, han decidido seguir conectados a las redes sociales para relatar sus vivencias en una cuenta en Twitter (@Enaislamiento) que en un principio habían creado para sus familiares y amigos, pero que sin embargo les ha convertido en "famosos".

Según cuenta por teléfono a 20minutos.es Borja, aunque en un principio no buscaban más que contar a sus allegados cómo era su día a día en el 'encierro' que mantienen para extremar las precauciones y evitar riesgo de infecciones, ahora mismo se sienten "desbordados". Y es que, en tres días, han logrado más de 2.000 seguidores que les escriben para mostrarles su apoyo.

"La cuenta está siendo una auténtica revolución. Recibimos mensajes de apoyo de gente de todas las partes del mundo… de China, Marruecos, México, República Checa… y esperamos que en estos días nos siga aún mucha más gente", señala Borja, quien asegura que incluso su propia madre se ha creado una cuenta en la red social para conocer cómo están sus hijos minuto a minuto.

Aunque la situación es difícil, Borja afirma que la 'reclusión' se lleva mejor gracias a estos mensajes y a las llamadas de teléfono de sus familiares y amigos, pero también a la PlayStation, la bicicleta estática, la colección de series y películas, y la baraja de cartas que tienen con ellos.

La rutina se rompe además gracias a la visita de las enfermeras, con las que han hecho buenas migas —a decir por los mensajes y las fotos que cuelgan estos días en Twitter— y con las de la novia de Javi que, aunque no puede entrar a la habitación, le lleva regalos y se comunica con él mediante gestos a través del cristal que les separa. Tampoco faltarán los regalos el próximo día 19, cuando Javi cumple años en una fecha que pasará junto al personal médico y a Borja, su inseparable 'compañero de fatigas'.

Borja, el 'elegido' para acompañar a Javi

Borja, que como Javi estudia Farmacia en Madrid, explica que ha sido el 'elegido' para compartir este mes junto a su hermano porque además de que ambos "se llevan muy bien" y son muy buenos amigos, el resto de hermanos están trabajando. No obstante, la ayuda de Federico, otro de los hermanos, ha sido también crucial para la curación de Javi, ya que será él quien donará este jueves su médula. “Solo dos hermanos podían donar la médula pero el más compatible era la de Federico”, señala Borja.

No es la primera vez que Javi y Borja tienen que pasar días solos en un hospital. "Hace un año estuvimos ya seis días aislados", asegura Borja, que confía, sin embargo, en que este 'encierro' sea el definitivo porque significará que Javi se ha curado del todo de su enfermedad.

Según cuenta, la familia supo que Javi tenía esta patología hace tres años, un día en el que "se puso morado, se sintió mal y acabó en el médico". Después de hacerle unos análisis, descubrieron que Javi "no tenía plaquetas en la sangre" y padecía aplasia medular, una enfermedad que incrementa el riesgo de hemorragias e infecciones y dificulta la llegada de oxigeno a los distintos órganos del cuerpo. Desde entonces, el joven ha recibido un tratamiento que podría dejar de necesitar si su organismo acepta bien la médula de Federico.

De momento, intentan poner al mal tiempo buena cara y siguen el "descontrol" de su cuenta de Twitter, donde son referentes para los cientos de seguidores que les escriben. Entre ellos, personas que han recibido trasplantes y que cuentan el éxito de sus operaciones, y elogian su buen humor como "ejemplo de superación".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento