Dos exconsejeros de BFA niegan irregularidades y otra reconoce que no sabe de finanzas

  • Declaran ante el juez el exsecretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada y el secretario del consejo de Bancaja, Ángel Villanueva.
  • También ha comparecido Mercedes Rojo, exasesora de Esperanza Aguirre.
  • Romero de Tejada dice que Rodrigo Rato dimitió de su cargo de presidente porque había "perdido la confianza del Ministerio de Economía".
  • Las defensas de los imputados sostienen que el agujero de Bankia se gestó por las nuevas exigencias de provisiones que impuso el Gobierno.
Panel informativo en la Bolsa de Madrid con el logo de Bankia.
Panel informativo en la Bolsa de Madrid con el logo de Bankia.
EFE

El exsecretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, imputado en el caso Bankia ha asegurado este martes en la Audiencia Nacional que el expresidente de la entidad Rodrigo Rato dimitió de su cargo porque había "perdido la confianza del Ministerio de Economía". Asimismo, ha insistido en que no hubo irregularidades ni en la creación ni en la salida a bolsa del grupo.

Romero de Tejada, exconsejero de BFA, ha declarado ante el juez Fernando Andreu que conoció los problemas de Bankia-BFA en la reunión del consejo del pasado 9 de mayo y asegura que el Banco de España estuvo "al tanto" de todo lo que ocurría.

Ha defendido, además, las primeras cuentas del ejercicio de 2011, que reflejaron un beneficio de 309 millones de euros frente a las pérdidas de 2.979 millones que arrojó la reformulación del pasado mes de mayo. "Tan correcto era dar unos beneficios de 300 millones de euros como unas pérdidas de 3.000 millones", ha asegurado, según las fuentes jurídicas consultadas.

Romero de Tejada justificó esos cambios por las exigencias de Deloitte para firmar el informe de auditoría de 2011 y por las mayores previsiones requeridas a posteriori por el Gobierno. No obstante, señaló que no compartía los ajustes contables que propuso el nuevo presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, que fue el que anunció la necesidad de pedir una ayuda pública de 19.000 millones de euros.

Por su parte, Ángel Villanueva Pareja, secretario del consejo de administración de Bancaja y también imputado, ha declarado que la idea de las cajas integrantes en Bankia-BFA era crear una sociedad atractiva, por lo que se sacaron los inmuebles más tóxicos, que quedaron en BFA.

Sin embargo, consideró que la salida a Bolsa fue correcta porque se cumplieron todos los requisitos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En referencia al precio de cotización, defendió que venía determinado por los inversores institucionales, a los que estaba destinado el 40% de la Oferta Pública de Venta (OPV), según las exigencias del Banco de España.

Antes de las declaraciones, Villanueva Pareja aseguró que "no hay nada detrás" del agujero que llevó a la nacionalización de Bankia, ya que "todo estaba muy auditado".

Otro de los exconsejeros de BFA en declarar ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 fue Mercedes Rojo-Izquierdo, exasesora de Esperanza Aguirre. Durante su declaración, descargó cualquier responsabilidad al sostener que carecía de conocimientos financieros y de auditoría y contabilidad, porque de hecho no había llegado a terminar la Licenciatura de Farmacia.

Por esos motivos, ella misma manifestó a los responsables del grupo sus reticencias para ocupar un cargo en Comisión de Auditoría por su escasa idoneidad. Rojo-Izquierdo insistió en que durante la reunión de la Comisión de Auditoría celebrada en marzo, poco antes de que el consejo de administración de Bankia aprobara las cuentas de 2011, se explicó que Deloitte no había presentado su informe porque le faltaba información.

No obstante, no se comunicó que la auditora del grupo hubiera manifestado objeciones sobre los resultados del año pasado, como consta en las actas de las reuniones de los consejos de administración de BFA y Bankia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento