Albert Rivera
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos. Ciutadans

Es el benjamín, pero opta ya por tercera vez a presidir el Gobierno catalán. Albert Rivera (Barcelona, 1979) es el candidato de Ciutadans (C's) a la presidencia de la Generalitat de Cataluña en las elecciones autonómicas del próximo 25 de noviembre y cree que "obligar a los ciudadanos a escoger entre Cataluña y España puede resultar traumático".

Defensor del bilingüismo y de las corridas de toros, el líder de esta fuerza antiindependentista de centro-izquierda afirma que en estos comicios "Cataluña escogerá su camino: convivencia o separatismo". Muy activo en las redes sociales —en Twitter cuenta con casi 28.000 seguidores—, colabora con varios medios de comunicación como columnista e incluso como tertuliano en Telecinco e Intereconomía.

Fue campeón de natación de CataluñaRivera es el único hijo de Agustín y María Jesús, un matrimonio de comerciantes. El padre es catalán y la madre, andaluza. De su infancia recuerda los veranos en Málaga y las tardes, en el patio del colegio. A partir de los 10 años dedicó su vida a la natación, convirtiéndose en dos ocasiones en campeón de braza de Cataluña. A los 18 cambió este deporte por el waterpolo, que era más fácil de compaginar con sus estudios de derecho en Esade, aunque jugó en la segunda división nacional con el Granollers hasta los 26.

Durante sus años universitarios comenzó a mostrar mucho interés por la política y representó a la Universitat Ramon Llull (URL) en una liga de equipos de debate por toda España, que acabó ganando y que le permitió perfeccionar su capacidad de oratoria. También fue alumno de Francesc de Carreras, un pretigioso catedrático de derecho constitucional, que impulsó la plataforma Ciutadans de Catalunya, germen del actual partido político.

Ganó una liga universitaria de debateTras licenciarse, Rivera hizo un máster en derecho por Esade y un curso de marketing político en la Universidad George Washington, en Washington. Sus primeros pasos laborales los dio en La Caixa en 2002 y dos años después pasó a formar parte, como letrado, de la asesoría jurídica de esta entidad financiera.

Adicto a la Coca-Cola zero y a viajar, que para él es el mejor antídoto contra los nacionalismos, es presidente de Ciutadans desde el congreso fundacional de 2006, año en el que encabezó las listas del nuevo partido a las elecciones autonómicas, en las que obtuvo tres escaños. Un buen resultado para estrenarse en el Parlament tras hacer campaña con un cartel electoral en el que aparecía desnudo.

Viajar es el mejor antídoto contra los nacionalismosEl jovencísimo diputado y presidente de su grupo parlamentario recibió en 2007 una carta que lo amenazaba de muerte para que abandonase su "política contra el nacionalismo" en un plazo de dos meses.  La misiva iba acompañada de un panel en el que aparecía una fotografía suya con una bala clavada en su frente ensangrentada y que fue colocado a las puertas de su casa. "Los Segadores catalanes hemos intentado hacerles llegar nuestro mensaje, pero nuestra paciencia se agota. Los anticatalanistas, como usted, son invitados a abandonar Cataluña", advertía el mensaje.

Las amenazas no amedrantaron a Rivera, que en 2008 se presentó a las elecciones generales por la circunscripción de Barcelona y, aunque no resultó elegido, se convirtió en el candidato a la presidencia del Gobierno más joven de la historia de la democracia española. Aficionado a las motos y a la velocidad, su carrera política fue meteórica, y en 2010 repitió como candidato a las autonómicas con un cartel en el que ya salía vestido, a diferencia del resto de candidatos, que aparecían desnudos al fondo de la imagen. Ciutadans mantuvo sus tres escaños, aunque recibió unos 15.000 votos más que en los anteriores comicios.

Los suyos dicen que no le gusta nada la hipocresía y que es un poco despistadoContrario a la prohibición de los toros, la tarde el 26 de septiembre de 2010, Rivera salió a hombros de la plaza la Monumental de Barcelona para demostrar su posicionamiento, acompañado del torero Serafín Marín y del diputado del Partido Popular Rafael Luna. "Yo no voy a los toros, pero votaré para que José Montilla pueda seguir yendo", aseguró en el Parlament.

Los suyos dicen que no le gusta nada la hipocresía y que es un poco despistado. Padre primerizo de Daniela, una niña de solo un año y medio, convive desde hace varios años con su compañera, Mariona, en su casa de La Garriga (Barcelona).

El benjamín de los candidatos dice que la gran mentira del nacionalismo es decir que España expolia a Cataluña. "Expolio es el del Palau, los 300 millones de los medios de comunicación subvencionados o tirar 200 millones a Spanair en dos años. Eso es expolio", denuncia. Su lema de campaña, Mejor unidos, es una declaración de intenciones de quien cree que entre bienestar y construcción nacional, "hay que velar claramente por el bienestar, construir hospitales, mantener las horas lectivas en las escuelas y mantener los centros de salud abiertos".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.