Unos minutos antes la Policía había recibido la llamada de una mujer que aseguraba que su hijo vio a través de la ventana cómo una mujer dejaba un objeto, que parecía un niño, en una zona cercana a su vivienda. Cuando aparecieron los agentes, el bebé ya había sido recogido por unos transeúntes y tenía buen aspecto. El pequeño fue trasladado al hospital Gregorio Marañón.