El PSdeG ha decidido estimar parcialmente la reclamación de un militante enmarcado en el denominado sector 'crítico' del PSOE vigués, al señalar que "el procedimiento utilizado" en la votación de propuestas para la elaboración de las candidaturas al Parlamento gallego "no se ajustó" a las normas fijadas. Es por ello que, a partir de ahora, la dirección provincial habrá de "hacer el seguimiento y control precisos para verificar" que se cumplan las normas.

Después de que este afiliado, Antonio Chaves, presentase un recurso ante la ejecutiva gallega del partido para pedir la "anulación" de la asamblea de elección de candidatos por entender "violados" sus derechos, dado que su nombre fue sometido a votación pese a haber solicitado su retirada a la vista de distintas "ilegalidades" cometidas en la votación.

Ahora, la dirección del PSdeG le da la razón en estas irregularidades, aunque apela al "realismo" para negarse a suspender la citada asamblea. "Su posible anulación carecería de eficacia, por razones obvias, que no pasan desapercibidas para nadie, tampoco para el propio recurrente", señala el secretario de Organización, Pablo García, en un escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

No obstante, en su resolución también tiene en cuenta que "existen precedentes anteriores" en distintas reuniones del PSOE vigués, que "también fueron recurridas" por militantes y por las que ya el propio partido requirió a los mandatarios locales que se "ajusten a las normas y estatutos" de esta formación.

Por ello, exige a la dirección municipal que, antes de la celebración de asambleas en las que se tengan que elegir representantes o cargos, "se ponga en contacto" con la Secretaría de Organización provincial, para que "ésta autorice todo lo relativo a las votaciones". "Debiendo, además, la ejecutiva provincial hacer el seguimiento y control precisos para verificar que se cumple lo autorizado y acordado", concluye el documento.

Motivos reclamados

Antonio Chaves había denunciado que no se había facilitado la votación en listas abiertas, como establece el reglamento en los casos en que concurren dos o más candidaturas, y que la propia urna había sido desplazada a otra sala en la que había "gente desconocida".

Debido a estas "ilegalidades", el veterano socialista vigués había reclamado la retirada de su nombre de la lista, algo que tampoco se produjo y su candidatura recibió, de hecho, varios apoyos.

En el análisis de los hechos, Pablo García sostiene que "el procedimiento utilizado a la hora de votar, aparte de ser poco claro, no se ajustó a lo aprobado" por la dirección del partido. En cuanto a la votación de su nombre, señala que se tendría que "haber actuado para corregir esta situación".

"Los dos hechos abordados apuntan a que la Mesa de la Asamblea no estuvo acertada (...) ni diligente", sostiene el escrito, en el que reprocha también que los "errores" expuestos por Antonio Chaves para exigir la retirada de su nombre "tampoco fueron enmendados".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.