El director Nabil Ayouch muestra su propia interpretación de los atentados terroristas que tuvieron lugar el 16 de mayo de 2003 en Casablanca en su película 'Los caballos de Dios', que se presenta este jueves en la Sección Oficial de la 57 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladoldi (Seminci).

Esta producción de Marruecos, Franciay Bélgica viaja a Casablanca, donde Yachine, de diez años, vive con su familia en Sidi Moumen, un poblado de chabolas; su madre, Yemma, hace lo que puede por sacar adelante a la familia y su padre se encuentra en un estado depresivo.

De sus tres hermanos, uno está en el ejército, otro es prácticamente autista y el tercero, que tiene 13 años y se llama Hamid, es el cabecilla del barrio y el protector de Yachine; cuando Hamid es encarcelado, Yachine se ocupa de varios trabajillos que le ayudan a escapar del marasmo provocado por la violencia, la miseria y la drogadicción que la rodean.

Pero cuando Hamid sale de la cárcel se ha convertido en un islamista radical y convence a Yachine y a sus amigos para que se unan a sus 'hermanos'; el líder espiritual del grupo, el imán Abou Zoubeir, se encarga de dirigir el prolongado entrenamiento físico y mental de los muchachos, antes de anunciarles que han sido elegidos para convertirse en mártires.

Nabil Ayouch nació en París en 1969 y desarrolla su labor a caballo entre Casablanca y París; su primer cortometraje, 'Les Pierres bleues du désert' (1992), fue la carta de presentación del actor Jamel Debouzze.

En 1997 dirigió su primer largometraje, 'Mektoub', una obra que, al igual que 'Ali Zaoua, príncipe de Casablanca' (2000), representó a Marruecos en la carrera por los Oscar. Luego dirigió 'Une minute de soleil en moins' (2003) y 'Whatever Lola Wants' (2008).

En 1999 fundó Ali N'Productions, una productora cuyo propósito es apoyar el lanzamiento de jóvenes directores; en 2002 fundó el G.A.R.P., un colectivo que reúne a autores, directores y productores y, al año siguiente, la Coalición Marroquí para la Diversidad Cultural.

En 2006 puso en marcha el Programa MEDA de apoyo a la industria audiovisual, que presta ayuda a productores y guionistas de los diez países que ocupan la ribera sur del Mediterráneo, y en 2008 participó en la creación de la Asociación Marroquí Contra la Piratería, que actualmente preside, y en 2011 estrenó su primer largometraje documental, 'My Land'.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.