El portavoz del colectivo Abrente y miembro de la Executiva del BNG, Carlos Aymerich, defiende que el BNG inicie una "profunda reflexión" sobre el estado crítico en el que se encuentra la organización, después de que en las últimas elecciones se haya convertido en cuarta fuerza del Parlamento y haya perdido más de 120.000 votos con respecto a la anterior cita autonómica.

Para Aymerich, esta reflexión debe traducirse en "cambios profundos" y "culminar en un asamblea a la que hay que llegar juntos". En declaraciones a Europa Press, el político nacionalista, que en el último cónclave compitió con Francisco Jorquera por la candidatura a la Presidencia de la Xunta, ha advertido de que esa nueva asamblea "no puede ser de confrontación, porque entonces es mejor no ir".

A juicio del que fue portavoz parlamentario del Bloque, es preciso "hacer piña" en el seno de la formación frentista e "introducir todos los cambios que el BNG precisa". "Y después, a partir de ahí, que esos cambios se escenifiquen y culminen en una asamblea que sea de acuerdo unánime, y que sirva para escenificar hacia afuera el inicio de una nueva etapa", ha señalado.

Carlos Aymerich considera que en esa nueva etapa, como incluye Abrente en sus objetivos, es "fundamental recuperar la unidad del nacionalismo". "Pues ahora es más necesario que nunca, hay mucho nacionalismo fuera del BNG y ahora tenemos que unificarnos", ha evaluado, en declaraciones a Europa Press, el líder de esta corriente recientemente fundada, tras la marcha de Máis Galiza —que él mismo había contribuido a constituir en el seno del Bloque—.

Así las cosas, Aymerich ha incidido en que "lo que no se puede permitir es repetir errores del pasado" y es preciso una asamblea que permita "introducir por acuerdo" cambios "profundos" y hacer "un proyecto y una casa atractiva para poder invitar gente".

Fuera del BNG están colectivos como Compromiso por Galicia, opción política que se creó a partir de la escisión de Máis Galiza, pero que aglutinó otras formaciones como Terra Galega para esta campaña en su proyecto. También existe otra pata nacionalista que sí estará en el Parlamento, la que representa Anova-Irmandade Nacionalista, que ha concurrido a estas elecciones con Esquerda Unida, y con la que se ha comprometido a culminar su proyecto electoral de esta legislatura.

La executiva no busca excusas

La evaluación de la Executiva del BNG, que ha convocado para este sábado un Consello Nacional, ha sido "sin paliativos" para calificar de "muy malo" el resultado. Tanto públicamente el portavoz nacional del Bloque, Guillerme Vázquez, como internamente los miembros de la dirección han evitado ponerse "paños calientes" y coinciden en que se trata de una situación "crítica".

Con todo, el acuerdo es hacerlo con la "cabeza fría", como dijo el portavoz nacional, y las voces consultadas por Europa Press apuntan que ese debe ser el camino para evitar errores. Las coincidencias de partida se basan en la necesidad de cambiar las cosas, pero falta por realizar el diagnóstico y poner encima de la mesa recetas, algo que comenzará este sábado.

El hecho de que la sociedad no encontrase una alternativa "unida" y que el BNG prefiriese marcar su "perfil propio" frente a opciones como ahora hacen los sindicatos de la 'alianza social' puede ser, según otra voz de la Executiva, una de las razones que ha llevado al BNG a perder votos.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.