El Consejo de Gobierno de la Universidad de Valladolid (UVA) ha aprobado el presupuesto para el ejercicio 2012 y que asciende a 183.811.664 euros, lo que supone una reducción del 6 por ciento respecto al del 2011 (195.687.866 euros).

En su intervención ante los miembros del consejo, la vicerrectora de Economía, Guiomar Martín, ha indicado el motivo del retraso en la presentación de este presupuesto no es otro que "el retraso con el que la Junta ha aprobado a su vez el suyo" ya que hasta el pasado 28 de septiembre no se ha "conocido de forma oficial cuál era la cantidad final asignada para el año 2012".

Asimismo, Martín ha destacado el "importante descenso" sufrido en las transferencias para financiar gastos de personal, descenso que asciende a 7,5 millones de euros por lo que en el presupuesto actual los costes de personal bajan el 7,6 por ciento (10,3 millones de euros) respecto a 2011, lo que obliga a la Universidad de Valladolid a asumir con recursos propios parte de este coste y a realizar "sucesivos ajustes en el coste de la plantilla".

Pese a la importante reducción de ingresos, Guiomar Martín ha indicado la intención del equipo rectoral de la UVA de mantener el gasto en las actividades docentes e investigadoras "esenciales".

Así, se mantiene el presupuesto destinado a la formación de investigadores, aun cuando "la mayoría de los ingresos finalistas para este fin han sufrido un considerable descenso", las becas propias que la UVA destina para sus estudiantes, y el programa de apoyo a las actividades docentes y el que va dirigido a mejorar y adaptar el equipamiento y las instalaciones para una mayor calidad de la docencia en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior.

Además, se "ha hecho un esfuerzo" por reducir lo menos posible las cuantías destinadas a la adquisición de fondos bibliográficos y, en especial, al mantenimiento de las suscripciones a recursos electrónicos.

Para concluir con su exposición, la vicerrectora de Economía ha resaltado que este presupuesto se "equilibra sin acudir a ningún tipo de endeudamiento", por lo que en estos momentos de crisis y a diferencia de otras administraciones y universidades públicas, "la Universidad de Valladolid sigue siendo una entidad financieramente saneada que no tiene deuda" por lo que ha mostrado su deseo de que "se pueda mantener el nivel de los servicios en el futuro".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.