Mallorca registrará esta temporada de invierno (octubre 2012-abril 2013) el mayor número de plazas hoteleras cerradas de los últimos años, con un promedio del 66%, según el estudio de cierres y aperturas realizado por la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), con una muestra de 183.688 plazas de la isla.

El informe revela que en octubre, el número de plazas cerradas asciende a 66,6%, lo que significa un incremento de las plazas cerradas en 3,4 puntos, en relación al año anterior, mientras que en el mes de noviembre se mantienen cerradas el 85,1% de las plazas, lo que supone un aumento de 2,7 puntos en relación al mismo mes de 2011.

Por otro lado, pone de manifiesto que será en el mes de diciembre cuando se produzca el menor número de plazas abiertas, con un cierre de 85,8% de las plazas, cifra inferior a la del año pasado, cuando fueron un 84,1% las plazas que se mantuvieron cerradas y, por tanto, 1,7 puntos menos que este año.

El estudio refleja que para el 2013, la tendencia no se modifica con cifras de cierre de plazas en los meses de enero, febrero y marzo, que alcanzan el 82,5, 68,7 y el 51%, respectivamente, empezando, por tanto, la apertura de la temporada a partir de febrero "sin alcanzar los niveles del año pasado que fueron para los mismos meses 78,6, 66 y 50,6%, respectivamente, a pesar del adelanto de la Semana Santa al mes de marzo.

La FEHM indica que será abril el mes que realmente consolida la apertura de la temporada 2013, con un numero de plazas abiertas que alcanza la 134.684 y, por tanto, el 73,3% de la oferta hotelera.

Por zonas, detalla que en el mes de octubre, es la Playa de Palma la que mantiene más camas abiertas con 15.510 plazas, seguida de Palmanova Magaluf con 6.229 plazas abiertas, mientras que, por el contrario, la zona con menos plazas abiertas es Cara Moreya, con sólo 217 plazas abiertas en el mes de octubre.

Mientras, en el mes de noviembre, la zona con más plazas abiertas sigue siendo Playa de Palma, con 9.503 plazas, seguida de Palmanova-Magaluf, con 2.736.

Sin embargo, en el mes de noviembre, ya habrá zonas cerradas al cien por cien, como son Cala d'or, Cala Moreya, Calas de Mallorca, Camp de Mar, Can Picafort y Colonia de Sant Jordi.

Por su parte, en el mes de diciembre sigue siendo la Bahía de Palma la única que mantiene actividad con playa de Palma, con 8.692 camas abiertas, seguida de Palmanova-Magaluf, con 2736 plazas.

Apertura de plazas a partir de febrero

El estudio refleja que la misma tendencia se repite para los meses de enero y febrero siendo en febrero cuando la apertura de plazas para aquellos establecimientos especializados en deporte (ciclismo y senderismo) se empieza a producir en este sentido.

Así, destacan las zonas de playas de Muro con 3.025 plazas abiertas, Alcúdia, con 4.005 plazas abiertas y las zonas Playa de Palma, con 16.652 plazas y Palmanova-Magaluf, con 6.143 plazas.

Además, en marzo se repite la tendencia, siendo de nuevo la Playa de Palma, con 21.290 plazas abiertas, seguida de Palmanova-Magaluf, con 10.044 plazas abiertas empezando ya otras a despuntar en plazas abiertas como Alcúdia, con 4.737 plazas, Cala Millor, con 3.821 plazas o playas de Muro, con 8.874 y Capdepera, con 4.145 plazas.

La FEHM señala que es en abril cuando se consolida la apertura incrementándose el número de plazas abiertas en las zonas de la Bahía de Palma, pero también en zonas como Capdepera, con 7.513 plazas, Cala Millor, con 5.903, Santa Ponça, con 5.005, Paguera, con 7.302, Colonia de Sant Jordi, con 3.385, o Sóller, con 2.025 plazas.

Por su parte, Palma es la única zona que mantiene un promedio de 7.112 plazas abiertas durante todo el año, aunque cabe resaltar que este año, en diciembre y enero se cerrarán 900 plazas pertenecientes a hoteles emblemáticos de la ciudad.

Las cifras manifiestan que el promedio de apertura de los establecimientos hoteleros es de 5,5 meses reduciéndose año tras año, lo que demuestra, según la gerente de la FEHM, Inma de Benito, que "no estamos atacando los problemas estructurales de Mallorca como destino, ya que es muy difícil mantener un destino estable en términos competitivos con esta estacionalidad tan agudizada".

Posicionar mallorca en invierno

Ante esta situación, Benito considera que se necesita posicionar Mallorca como destino de temporada baja y media, ya que "tenemos los atractivos suficientes como para estar presentes en los mapas de destinos de turismo deportivo, turismo de incentivos, cultural y gastronómico, pero no hemos sido capaces de trasladarlos a la mente de los consumidores".

Por otro lado, considera "clave" hacer un esfuerzo por hacer atractivo Baleares para las compañías áreas y apoyar a las compañías que mantienen Mallorca conectada durante la temporada baja para poder ser un destino accesible a la posible demanda.

Asimismo, ha agregado que las empresas necesitan incentivos que permitan a un precio de venta del producto más bajo poder mantener abiertas las puertas "sin lastrar las cuentas de resultados y, por tanto, sin poner en peligro su viabilidad futura".

Para Benito, las bonificaciones a los fijos discontinuos contempladas en la reforma laboral son "un primer paso, pero insuficiente para poder abordar realmente la estacionalidad".