La empresa FCC, concesionaria de la perrera municipal, va a aumentar las medidas de seguridad en estas instalaciones, respondiendo así a la petición del Ayuntamiento tras el reciente robo de tres canes, entre los que se encuentra el pitbull que atacó a una familia el 16 de septiembre junto al parque del Seminario y mató a la mascota, un perro pekinés, de una de las víctimas. Se sospecha que los animales "son utilizados para peleas callejeras y después los abandonan malheridos".

Así lo ha señalado la concejal de Comercio, Consumo y Mercados, Victoria Garvín, durante la visita que ha realizado este miércoles a este recinto ubicado en la carretera de Fuerte del Rey junto a la planta de RSU, tal y como ha informado el Ayuntamiento. "FCC es la que tiene las competencias sobre el mantenimiento y seguridad de la perrera municipal, le hemos pedido que tome las medias que sean necesarias tales como por ejemplo la instalación de más cámaras de seguridad que permitan identificar a los autores de estos robos", ha explicado la edil.

Según ha explicado sobre el robo cometido el pasado domingo, dos de los perros son de razas potencialmente peligrosas según la legislación vigente y el otro es un bóxer que este mismo martes fue localizado malherido en las inmediaciones del castillo de Santa Catalina y puesto a disposición de la empresa protectora de animales que intenta recuperarlo". Además, uno de los canes peligrosos se ha identificado como el pitbull "inmerso en una denuncia por el ataque a otro perro con resultado de muerte en el parque del Seminario".

La concejal ha comentado que "suelen robar este tipo de animales y fundamentalmente durante los fines de semana, pues creemos que los utilizan presuntamente para peleas clandestinas y una vez malheridos los dejan sueltos". "El Ayuntamiento hará lo que sea necesario, dentro de sus competencias, para solventar de una vez por todas este grave problema y dar con los autores de estos hechos para que no se cometan delitos de este tipo" ha subrayado.

El veterinario municipal, Francisco Molina, ha indicado que en el último año "han robado en tres ocasiones, siete perros de razas potencialmente peligrosas (pitbull y stanford) y perros de gran porte como los de raza bóxer. Junto a ello, ha informado que en los últimos días también ha aparecido un bóxer albino "en mal estado en las inmediaciones del Castillo de Santa Catalina" que también se trata de recuperar en la perrera municipal. Al respecto, ha indicado que se sospecha que se "utilizan (a los boxer) para adiestrarlos en las peleas y que sean atacados por los peligrosos".

Por su parte, el responsable de FCC José Luis Pulido ha destacado que, junto al Ayuntamiento, se han "puesto de acuerdo para ampliar las medidas de seguridad". Por ello, van a realizar una obra necesaria para solventar este problema e instalarán cámaras de seguridad para ayudar a la persona que se encuentra en este recinto a comunicarse con la Policía Local o Guardia Civil".

En este sentido, ha afirmado que cuando comenzaron las sustracciones se amplió el radio de vigilancia y teniendo en cuenta que se trata de una superficie muy amplia de 35 hectáreas, "se modificó la caseta y se amplió el horario de vigilancia, ya que los robos se realizan de noche y con suma rapidez".

Asimismo, el responsable de FCC ha valorado que la "colaboración constante con las protectoras de animales que ayudan a donar los perros y darlos en acogida a familias" e, incluso, se ha "ampliado la normativa existente y ya no practicamos desde hace años la eutanasia".

Consulta aquí más noticias de Jaén.