El Gobierno de Navarra ha puesto en marcha un nuevo servicio de mediación hipotecaria dirigido a aquellos ciudadanos de la Comunidad foral que no puedan afrontar el pago de la hipoteca de su vivienda habitual por causas no imputables directamente a la propia unidad familiar.

Así lo ha presentado en rueda de prensa, tras la sesión del Ejecutivo, el nuevo consejero de Políticas Sociales, Iñigo Alli, quien este miércoles ha tomado posesión de su cargo al frente del departamento. Este servicio será realizado desde el Servicio de Consumo y Arbitraje y tendrá carácter gratuito.

Su principal objetivo es mediar ante las entidades financieras en los casos de impago para garantizar las mejores condiciones posibles en la liquidación de la deuda contraída por los afectados. Según ha explicado Alli, el Gobierno de Navarra "es consciente de las graves circunstancias por las que atraviesan muchos ciudadanos navarros como consecuencia de no poder hacer frente al pago de su vivienda habitual".

Aquellos ciudadanos que deseen hacer uso de este servicio pueden llamar a los teléfonos 848 426 900 y 902 165 170 o dirigirse a cualquiera de las oficinas de información al consumidor del Gobierno de Navarra, situadas en Pamplona, Estella, Tafalla, Sangüesa, Alsasua y Santesteban, y a la del Ayuntamiento de Tudela. En el caso de la oficina de Pamplona se dará servicio a los ciudadanos de su comarca debido a que el ayuntamiento de esta ciudad ya dispone de una oficina donde se da este mismo servicio.

En estas oficinas anotarán los datos de las personas interesadas con la finalidad de que, en el plazo máximo de 48 horas, personal del servicio de mediación hipotecaria le proporcione una cita para iniciar el procedimiento oportuno.

Según el consejero, pueden acogerse a este servicio "aquellos ciudadanos empadronados de Navarra que no pueden hacer frente al pago de su vivienda habitual por causas sobrevenidas". Y ha precisado que ésta debe ser su única vivienda y estar ubicada en la Comunidad foral.

Alli ha indicado que, en el servicio, se abordará la situación económica de las personas afectadas, su sobreendeudamiento y "se propondrá a la entidad bancaria las posibles alternativas para solucionar esa situación". Asimismo técnicos de Consumo y Arbitraje podrán acompañar a estas personas a las entidades bancarias con el fin de mediar y buscar una solución concreta. "Puede ser o una refinanciación de esa deuda, la figura de la dación en pago, una posible quita o la posibilidad de un alquiler en condiciones ventajosas...", ha dicho.

El consejero ha detallado que durante 2011 se ejecutaron en los juzgados navarros en torno a 685 desahucios, de los que casi la mitad se correspondían a viviendas de la Comarca de Pamplona.

En el servicio de mediación hipotecaria también se ofrecerá, con carácter preventivo, asesoramiento sobre contratos hipotecarios y otros aspectos jurídicos que deseen los ciudadanos.

Consulta aquí más noticias de Navarra.