La Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios, Consumur, ante la celebración de la fiesta de Halloween, ha elaborado un decálogo de recomendaciones para asesorar a los consumidores y/o usuarios murcianos que vayan a adquirir los disfraces y accesorios, en el que se informa de los requisitos de seguridad que han de cumplir estos productos y sus destinatarios, así como la vía para la tramitación de posibles reclamaciones.

En primer lugar, señala que hay que tener en cuenta que los disfraces para niños se consideran un juguete, por lo que han de cumplir con los requisitos de seguridad y las normas específicas que se apliquen en función del juguete; cumplimiento de las propiedades mecánicas y físicas, de superficie de ventilación o de inflamabilidad.

Deberán incluir el marcado CE, que significa que ese producto cumple con las exigencias esenciales de seguridad previstas en las normas comunitarias, el nombre y la marca del producto, la razón social, la dirección del fabricante e importador, así como las instrucciones y advertencias de uso.

En caso de comprar alguna máscara, recomienda vigilar que ésta cuente con suficientes orificios de ventilación y que sean adecuados para la edad de la persona que vaya a usarla. Sobre los cosméticos, ha señalado que hay que leer bien el etiquetado en el que deberá constar, como mínimo, el nombre del producto, el fabricante e importador, incluida su dirección, la fecha mínima de caducidad, el número de lote y sus componentes.

En cuanto a los disfraces, además de leer el etiquetado de los mismos y comprobar que cumplen las normas de seguridad, recomienda comprar aquellos que incluyan en el etiquetado las indicaciones de conservación, para seguir las instrucciones de lavado y mantenimiento correctas.

Comparar los precios en varios establecimientos ya que es muy posible encontrar distintos precios para un mismo artículo según el establecimiento, exigir siempre el ticket de compra o la factura, y conservarlo para posibles reclamaciones, además comprobar los catálogos comerciales y la publicidad del producto en la que se definan sus características.

Antes de hacer efectiva la compra, informarse sobre la devolución del producto. El establecimiento no tiene la obligación de cambiar un producto que esté en perfecto estado, a menos que así lo haya anunciado.

De hacerse su propio disfraz, Consumur aconseja reciclar los materiales que se no empleen y ser creativo, así como adquirir los artículos en un comercio adherido al Sistema Arbitral de Consumo.

Consulta aquí más noticias de Murcia.