La Guardia Civil ha recuperado 4.000 kilos de uva que había sido sustraida en diversas partes de la provincia de Badajoz, en cuatro actuaciones no relacionadas entre así, y en las que se ha imputado a once personas.

Unas actuaciones que se han llevado a cabo en los últimos diez días en las localidades de Villalba de los Barros, Fuente del Maestre, Bienvenida y Valencia del Ventoso, en las que la Guardia Civil ha imputado a 11 personas de nacionalidad española y rumana, cuando transportaban uva presuntamente procedente de hurtos.

Estas actuaciones se han desarrollado cuanto la Guardia Civil, en el marco de los servicios enfocados a evitar el robo y hurto de uva en las diferentes explotaciones agrarias, intercepta en las vías de acceso a las explotaciones agrarias, caminos y carreteras, los vehículos cargados con esta fruta que acababan de robar.

Según explica la Guardia Civil en nota de prensa, el caso más relevante ocurrió cerca del municipio pacense de Fuente del Maestre, cuando se los agentes interceptaron dos vehículos "excesivamente cargados" y tras la identificación de sus dos ocupantes, hallaron 1.800 kilos de uva "sin que pudieran acreditar su legítima procedencia".

Con las gestiones desarrolladas se pudo averiguar que acababan de ser sustraídas de una finca de Fuente del Maestre.

Además, la Guardia Civil ha interceptado más de 1.000 kilos de uva robada de una finca de Villalba de los Barros donde se imputaron a tres personas; más de 600 kilos robados en Bienvenida, donde se imputó a cuatro personas, y otros 500 kilos más sustraídos de la localidad de Valencia del Ventoso donde se imputó a dos personas.

Así, la Guardia Civil continúa con las investigaciones para esclarecer otros casos de sustracción de uva, ocurridos en su mayoría en las comarcas Tierra de Barros y Tentudia. Las diligencias junto con las imputaciones son puestas a disposición de los Juzgados de Instrucción competente.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.