'Tupper' o fiambrera
La fiambrera oermite transportar los alimentos conservando sus propiedades. Archivo

Ningún colegio de la provincia de Valencia ha autorizado la entrada de fiambreras en los comedores escolares. Una de las medidas estrella anunciadas a bombo y platillo por la Conselleria de Educación para este inicio de curso se ha diluido como un azucarillo.

El presidente de la Asociación Valenciana de Directores de Infantil y Primaria, Vicent Ripoll, confirma a 20 minutos que no hay demanda por parte de los padres ni voluntad por parte de ellos, por lo que los consejos escolares de los colegios han rechazado la medida, que se debía someter a votación por orden de la Conselleria de Educación.

Creen que es discriminatorio separar a los niños por el tipo de comida Los directores se han negado, pese a que les descontarán 3 euros diarios de complemento salarial (algo que ven "un chantaje"), por motivos higiénico-sanitarios: consideran "un riesgo" dejar entrar comida no controlada y también creen que es discriminatorio separar a los niños por el tipo de comida. Además, no tienen suficiente personal para vigilar ni infraestructura para almacenar o calentar los alimentos.

"No lo podemos asumir"

Vicent Ripoll argumenta que los directores son "los responsables de lo que ocurre en el centro" y no pueden "asumir" el riesgo higiénico-sanitario. Además, cree que segregar a los alumnos por el tipo de comida que consumen es discriminatorio.

Los colegios públicos están "saturados por los recortes". Así de gráfico se muestra Vicent Ripoll para definir el inicio del curso en los centros escolares valencianos. El aumento de las ratios, la demora en el abono de los gastos de funcionamiento y la tardanza en las sustituciones, entre otros factores, han hecho que la moral de los docentes esté "muy minada".

Consulta aquí más noticias de Valencia.