Libertad bajo fianza
La gallega Ana María Ríos Bemposta a su salida de la cárcel municipal de Cancún (Elizabeth Ruiz / EFE). Elizabeth Ruiz / EFE

La turista española Ana María Ríos Bemposta, detenida en Cancún acusada de supuesto tráfico de cartuchos no percutidos, realizó el lunes sus primeras declaraciones a la prensa.

"Gracias. Me llevará el resto de la vida para agradecerles todo el cariño que me llegó", dijo Ríos Bemposta, la joven recién casada de 26 años de edad, en su breve comparecencia ante medios de comunicación en un hotel de Cancún.

"Aún no soy muy consciente de todo lo que se ha generado", dijo la turista, que añadió que su regreso a España todavía lo veía como "un futuro incierto".

"Ahora es cuestión de esperar y paciencia", aseguró la joven peluquera de Pontevedra (noreste de España), quien desde el 8 de octubre pasado está viviendo un auténtico calvario en México.

Libertad bajo fianza

Este lunes Ana María Ríos Bemposta quedó en libertad bajo fianza, tras ser desestimado el cargo más grave que había en su contra, pero continuará en México a la espera de ser procesada o no en relación con las balas y los cartuchos hallados en su equipaje.

"El auto de prisión formal es por los cartuchos no percutidos. El de libertad, por la posesión de material de guerra", explicó Juvenal Reyes, director de la cárcel municipal de Cancún poco antes de que la joven saliera en libertad, tras pagar una fianza de 2.000 dólares.

Ella se considera absolutamente inocente

Con esa decisión, la joven recién casada queda libre parcialmente, pero en unas horas volverá a los juzgados para seguir con las diligencias en busca de la libertad definitiva.

"Ella se considera absolutamente inocente", explicó a la prensa el cónsul honorario de España en México, Javier Marañón, después de que Ríos Bemposta abandonara la cárcel donde estuvo una semana recluida en un régimen especial: confinada en la enfermería y en compañía de su madre.

Sin abandonar México

La joven no puede dejar México por ahora ya que el juez Alfonso García Sans deberá determinar si procede o no procesarla por posesión de cartuchos y balas.

Siete días tardó la defensa de la joven en convencer al magistrado de que el encendedor "EM-1 Expal" para detonar explosivos que apareció en la maleta de la joven en el Aeropuerto Internacional de Cancún el pasado 8 de octubre, no se correspondía con los de uso militar.

La fiscalía mexicana había detectado ese artefacto, en el que basaba el cargo más grave de la acusación, así como varios cartuchos percutidos y sin usar en la maleta de la joven, hace ocho días, cuando comenzó el calvario de Ríos Bemposta.

Pesadilla en la luna de miel

Ella y su esposo, Marcos Dasilva, iban a regresar a España tras finalizar su luna de miel en el Caribe mexicano, un destino que el pasado año recibió a 270.000 turistas españoles, buena parte de ellos en viaje de novios.

Su abogado defensor, José Alvaro Alcocer, ha conseguido encontrar contradicciones entre los agentes de seguridad y federales que había en el aeropuerto, demostrar con peritajes que la joven no manipuló las balas ni los cartuchos, y dar pasos importantes para demostrar la inocencia de Ríos Bemposta.

Ríos Bemposta ha reconocido que no mantuvo el control de su equipaje en las horas previas al embarque en la terminal aérea lo que abre también la posibilidad de que fueran manipuladas en algún otro lugar.