Al Asad recibe a un responsable iraní
Imagen facilitada por la agencia siria de noticias SANA del presidente sirio Bachar Al Asad (d) recibiendo al presidente del Comité Nacional de Seguridad y Política Exterior de Irán, Alaeddin Boroujerdi, en Damasco, Siria. EFE

 El presidente sirio, Bachar al Asad, ha decretado este martes una amnistía general para todos los presos encarcelados por cometidos delitos antes de este martes, informó la agencia de noticias oficial siria, Sana. En una nota breve, la agencia señaló que "el presidente Al Asad emitió el decreto número 71 que ofrece un indulto general para todos los delitos cometidos antes del 23/10/2012".

El decreto presidencial excluye, no obstante, los delitos cometidos por "terroristas", palabra con la que el regimen sirio designa normalmente a los rebeldes. Excluye igualmente a los delincuentes que están en búsqueda y captura.

No es la primera vez que Al Asad decreta un indulto desde el inicio de la revuelta en Siria en marzo de 2011, ya que en ocasiones anteriores ha ordenado amnistías, que beneficiaban solo a aquellos presos que no fueran condenado por delitos de sangre.

Al Asad ordena esta amnistía días antes de la fecha propuesta por el mediador internacional Lajdar Brahimi para el inicio de una tregua durante la fiesta musulmana del Sacrificio, que comenzará el próximo viernes.

En un intento de conseguir un compromiso mínimo de las partes, Brahimi pidió el domingo en Damasco que aplicaran por separado su iniciativa de alto el fuego durante el "Eid al Adha" o fiesta del Sacrificio. Durante su reunión con Brahimi ese día, Al Asad afirmó su respaldo a los esfuerzos del mediador y dijo que estaba abierto a cualquier iniciativa que respetara la soberanía de Siria y rechazara las injerencias extranjeras.

Sobre la tregua, el principal grupo de la oposición armada, el Ejército Libre Sirio (ELS), ha pedido al régimen pasos concretos para dar muestra de sus buenas intenciones. La continuación de la violencia hace improbable el cumplimiento por las partes de la tregua, que debería comenzar el próximo viernes durante la festividad musulmana del Sacrificio.

Otros 40 muertos

Cerca de cuarenta personas, entre ellas numerosos menores, murieron este martes en los bombardeos de las tropas del régimen sirio contra varias localidades de la periferia de Damasco, según los grupos opositores.

Bombardearon edificios residenciales y un funeral por las víctimas de la víspera

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que los fallecidos en esta zona ascienden a 37, mientras que los Comités de Coordinación Local (CCL) cifraron en una cuarentena las víctimas mortales.

La población más afectada por los bombardeos fue Moadamiya, donde perecieron doce civiles, entre ellos tres mujeres y cinco menores, de acuerdo al Observatorio. Estos ataques, dirigidos contra edificios residenciales y un funeral celebrado por las víctimas de la víspera, causaron además decenas de heridos, algunos de ellos de gravedad.

Por su parte, la Comisión General de la Revolución Siria elevó el balance de muertos en esta población a trece, entre ellos seis menores, y precisó que los ataques fueron perpetrados con artillería pesada.

También en Moadamiya, el Observatorio indicó que ocho personas fueron ejecutadas tras ser detenidas en un puesto militar.

En la cercana Duma, los fallecidos ascienden a catorce, señalaron los CCL, por bombardeos de las fuerzas gubernamentales y disparos de los francotiradores. Las otras localidades de los alrededores de Damasco castigadas principalmente en esta jornada por los ataques del régimen fueron Sabqa y Harsata. 

Además de Damasco y su periferia, la provincia de Alepo (norte) fue blanco de bombardeos que causaron una veintena de fallecidos, de acuerdo a los distintos grupos opositores, que elevaron a noventa las víctimas mortales en esta jornada en todo el país. En la misma ciudad de Alepo, perdieron la vida una decena de personas, de acuerdo al Observatorio, que apuntó que los bombardeos se centraron en el barrio de Hanano.

Entretanto, los combates entre los rebeldes y las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, prosiguieron en distintos puntos del país, en especial en Idleb, cerca de la cárcel de la ciudad, y en poblaciones de los alrededores de Damasco como Duma y Sayed Zeinab.