Hawking: "Conocer el futuro universo es más sencillo que conocer su historia"

El astrofísico británico Stephen Hawking, que asistió el martes a la inauguración de la XXV edición de los Premios Príncipe de Asturias, planteó que el universo no tiene  una sola historia, sino "todas las historias posibles".
Hawking, en la inauguración de los Premios Príncipe de Asturias
Hawking, en la inauguración de los Premios Príncipe de Asturias

"Retrocediendo en la historia" es el título de la conferencia que ha pronunciado el científico británico ante un auditorio repleto de personalidades del mundo de la ciencia , que también contó con la presencia de Don Felipe y Doña Letizia.

Hawking trató de explicar el origen del universo, aunque reconoció que siguen siendo muchas las incertidumbres.

Puntualizó que "conocido el estado del universo en un instante dado, hay una única historia anterior que ha conducido hasta él".

En su opinión, la razón por la que no se cuenta la historia hacia atrás tiene relación con la denominada Segunda Ley de Termodinámica que establece que los sistemas evolucionan a estados más desordenados "por la simple razón de que hay muchos más estados desordenados que ordenados".

El universo empezó en un estado ordenado, razón por la cual recordamos el pasado, y no el futuro.

Inmóvil en una silla de ruedas desde hace más de cuarenta años, Hawking dictó su conferencia ayudado por el sintetizador de voz que le permite comunicarse y con el que puntualizó que la Segunda Ley de la Termodinámica se cumple en este caso porque "el universo empezó en un estado ordenado", razón por la que es posible recordar el pasado pero no el futuro.

Explicó que, también fruto de esta Segunda Ley Termodinámica, habitualmente se cuenta la historia de atrás hacia adelante, aunque precisó que este enfoque "de abajo a arriba" o "del pasado hacia el futuro" funciona bien únicamente en situaciones en las que se puede escoger el estado inicial y observar a qué resultado conduce.

Sin embargo, el astrofísico británico recordó que se desconoce el estado inicial del universo, por lo que no es posible "ensayar estados iniciales diferentes y examinar qué tipos de universos producirían".

Tras estas explicaciones, Hawking recordó que la razón por la que se desconoce el estado inicial del universo es porque, tal como él mismo y Roger Penrose demostraron, según la Teoría General de la Relatividad, habría empezado con una "gran explosión" o "big bang".

Añadió que, fruto de esa gran explosión, "los campos gravitatorios habrían sido tan intensos que espacio-tiempo estaría en una situación límite en la que la Teoría General de la Relatividad no sería aplicable" y que por lo tanto ésta no serviría para explicar cómo empezó el universo.

Para comprender el origen del universo debemos combinar la relatividad general y la teoría cuántica

Hawking justificó esta afirmación en que la relatividad general "no tiene en cuenta la teoría cuántica, la de lo muy pequeño". "Para comprender el origen del universo debemos combinar la relatividad general y la teoría cuántica", subrayó el científico, para quien "la mejor manera de hacerlo es utilizar la idea de una suma sobre historias, propuesta por el físico estadounidense Richard Feynman".

Según esta idea, siguió Hawking, el universo no tiene una sola historia, sino "todas las historias posibles, cada una de las cuales con su propia amplitud de probabilidad". Aclaró que para utilizar la suma sobre historias para estudiar el origen del universo es preciso apoyarse en la teoría cuántica que determina que "no puede haber sido anterior a unos catorce mil millones de años".

Manifestó que en 1983 Jim Hartle y él propusieron una condición inicial para el universo, según la cual éste habría aparecido espontáneamente de la nada, y a partir de ella "se podrían calcular las probabilidades de los diferentes estados en que se podría encontrar en el presente" mediante la fórmula de "sumar las amplitudes de probabilidad de todas las historias que empiezan como una burbuja y terminan en el estado en cuestión".

En síntesis, Hawking señaló que enfocar la cosmología del pasado hacia el futuro, de manera que la historia del universo transcurra hacia adelante en el tiempo, sería apropiado si se conociese la forma que éste tuvo en el pasado, pero subrayó que, en ausencia de tal conocimiento, es mejor trabajar del presente hacia el pasado. "Ello significa que las historias del universo dependen de lo que está siendo medido, al contrario de la idea habitual de que el universo tiene una historia objetiva, independiente del observador", apuntó el astrofísico.

"Hay un modelo para cada espacio interno, y por lo tanto un número elevado de universos posibles", sentenció el científico británico, que ocupa actualmente la Cátedra Lucasiana de la Universidad de Oxford, otrora propiedad de Isaac Newton.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento