El Ayuntamiento de Cuenca confía en que la crisis del transporte urbano haya quedado desbloqueada de forma indefinida

El Ayuntamiento de Cuenca aplaude que los trabajadores del servicio de transporte urbano hayan desconvocado la huelga que mantenían desde el principio de la semana para denunciar los impagos de la actual empresa concesionaria del servicio, Alsina Rodríguez. El consistorio confía en dejar atrás los impagos y las huelgas con la entrada de la nueva empresa adjudicataria, la UTE formada por Fernanbús S.A, Autocares Herranz S.L y Autolíneas Rubiocar S.L.
Avila
Avila
EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Cuenca aplaude que los trabajadores del servicio de transporte urbano hayan desconvocado la huelga que mantenían desde el principio de la semana para denunciar los impagos de la actual empresa concesionaria del servicio, Alsina Rodríguez. El consistorio confía en dejar atrás los impagos y las huelgas con la entrada de la nueva empresa adjudicataria, la UTE formada por Fernanbús S.A, Autocares Herranz S.L y Autolíneas Rubiocar S.L.

En declaraciones a los medios, el alcalde de Cuenca, Juan Ávila, ha afirmado que la resolución de este conflicto es "de enorme complejidad" y ha agradecido la buena disposición de la nueva concesionaria que se ha comprometido a mantener todos los puestos de trabajo del servicio.

Desde el Consistorio auguran que a finales de mes la nueva adjudicataria podría hacerse cargo del transporte urbano conquense y destacan que los 36 trabajadores que el servicio tiene en plantilla conservarán sus puestos a pesar de que inicialmente, 24 iban a permanecer en el transporte urbano de Cuenca y el resto serían reubicados en las diferentes compañías de transporte que componen la UTE adjudicataria.

El alcalde de Cuenca ha insistido en la complejidad de la gestión del servicio de transporte urbano de la ciudad ya que la concesionaria Alsina Rodríguez reclama al Gobierno local una deuda de cerca de 4.700.000 de euros de los que el consistorio sólo reconoce 2.500.000. A consecuencia de este desequilibrio y la falta de acuerdo, los trabajadores del transporte urbano han sufrido impagos y retraso en el cobro de sus salarios desde el verano de 2011.

Ávila ha recordado que esta situación se arrastra desde el año 2007 y ha responsabilizado a la anterior corporación popular de que el conflicto se enquistara; "cuando no se afrontan los asuntos, cada vez se van haciendo más complejos y cada vez, se hace más difícil buscarles una solución", ha criticado.

En este punto, ha arremetido contra el portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento, Pedro José García Hidalgo, a quien ha instado a "dar explicaciones" sobre los incumplimientos de contrato que cometió Alsina Rodríguez durante el anterior mandato.

"Por qué cuando en el año 2010 cumplieron 10 años siete autobuses de la flota de transporte urbano y según el contrato con la concesionaria, debían haber sido cambiados por unos nuevos, por qué no se hizo", ha preguntado Ávila. Al mismo tiempo, ha recordado que la nueva adjudicataria del servicio pondrá en funcionamiento siete vehículos nuevos que modernizarán la flota de autobuses de la capital.

El primer edil ha acusado a García Hidalgo de poner los intereses de la anterior concesionaria por encima de los del Ayuntamiento de Cuenca y los conquenses. "De qué se trata, ¿de darle más dinero a la empresa, pagar un precio más elevado que el que nos dicen nuestros técnicos? No podemos hacer eso, eso sería no defender los intereses generales de Cuenca sino que sería caer en prevaricación", ha afirmado el alcalde.

Así, ha ensalzado la "sensibilidad" del equipo de Gobierno "por mantener puestos de trabajo" y por solventar la crisis que la anterior Corporación, ha dicho, no fue capaz de manejar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento