Prueba nuclear norcoreana
Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York para decidir las sanciones (Peter Foley / Efe) Peter Foley / Efe
El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el sábado por unanimidad la resolución 1718 que impone sanciones a Corea del Norte por realizar su primera prueba atómica.

El texto pactado por Estados Unidos y sus aliados con Rusia y China recoge la eliminación de todo su armamento nuclear pero descarta expresamente cualquier intervención militar contra el país.

La resolución fue leída por el presidente de turno del Consejo, el embajador de Japon, Kenzo Oshima, antes de ser adoptada por los quince estados miembros del máximo órgano de decisión de la ONU.

El texto suaviza las inspecciones de los barcos que salen o van con destino al país asiático y también el embargo de los productos químicos en los flujos comerciales con el régimen de Pyongyang, que figuraban en la versión que circulaba ayer en el Consejo.

La versión aprobada incluye el embargo de armas al régimen de Pyongyang

Ambas condiciones habían sido exigidas por China, vecino y principal aliado de Corea del Norte, para apoyar el documento.

El embajador chino en la ONU, Wang Guangya, se mostró contrario a ese tipo de medidas que, dijo, perjudicarían a los países limítrofes con Corea del Norte y "podrían afectar la estabilidad de la región".

La versión aprobada incluye el embargo de armas al régimen de Pyongyang, al que se exige que suspenda sus actividades nucleares.

Asimismo figura la prohibición de exportar artículos de lujo a Corea del Norte y el bloqueo de las cuentas en el extranjero de los dignatarios del régimen de Pyongyang.

En el documento se insta a ese país a que reanude de manera inmediata y sin condiciones las conversaciones a seis bandas -las dos Coreas, China, Rusia, EEUU y Japón-, sobre su programa atómico y acate el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares.

Las reacciones

El presidente de EEUU, George W. Bush, ha elogiado la resolución de la ONU.

El texto aprobado por unanimidad envía "un claro mensaje al líder de Corea del Norte sobre su programa de armas nucleares", dijo el presidente en breves declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca.

El representante norcoreano aseguró que su país está listo para regresar a la mesa de negociaciones

Bush resaltó además que la resolución muestra que "estamos unidos" en la determinación de impedir que Pyongyang siga adelante con sus ambiciones nucleares.

De igual modo, el embajador de Estados Unidos ante la ONU, John Bolton advirtió a Pyongyang de que si prosigue con el desarrollo de su programa nuclear militar, su país volvería a plantear el asunto ante el Consejo de Seguridad para aplicar medias más drásticas.

Por su parte, el representante de Corea del Norte, Pak Kil Yon, mostró su "rechazo total" a la resolución y acusó al Consejo de Seguridad de "ceder a las presiones de Estados Unidos", "dejarse manipular" y de "perder toda su imparcialidad".

Pak alegó el derecho de Corea del Norte a la defensa propia y anunció que su Gobierno consideraría una declaración de guerra cualquier incremento de la presión de Estados Unidos contra el país.

Sin embargo, el representante norcoreano aseguró que su país está listo para regresar a la mesa de negociaciones, tal como recoge la resolución.