El ministro de Defensa saluda a las tropas españolas en Blat, al sur de Líbano
El ministro de Defensa saluda a las tropas españolas en Blat, al sur de Líbano (Karamallah Daher / REUTERS). Karamallah Daher / REUTERS
El ministro de Defensa español, José Antonio Alonso, consideró el sábado, durante su segunda y última jornada de viaje a Líbano, que hay "una voluntad acreditada" de todas las partes implicadas en el conflicto entre Israel y Líbano para su resolución, tras visitar al contingente militar español desplegado en el sur libanés. 

Alonso visitó las bases españolas en las localidades de Marjayun y Taibe, donde están desplegados unos 900 militares españoles en la misión de la Fuerza Interina de Naciones Unidas (FINUL) desde hace un mes.

Salvo problemas puntuales, hay voluntad de los actores para llevar adelante la resolución de la ONU

En declaraciones a los periodistas tras visitar la base "Isla de León" en Taibe, a escasos kilómetros de la frontera entre Israel y Líbano, Alonso afirmó que, "hasta el momento, salvo problemas puntuales, hay voluntad de los actores para llevar adelante la resolución 1.701 de Naciones Unidas" y también "buena disposición".

El ministro reiteró, al igual que hizo en la jornada anterior, que el Gobierno español sigue con su compromiso de ayudar al gobierno libanés a mantener el cese de hostilidades y extender su legitimidad a sus territorios del sur, así como a reconstruir el país.

Señaló que "no podemos ignorar la importancia" de esta zona "especialmente sensible" para la seguridad en el mundo y, por ello, agregó "todos debemos arrimar el hombro".

Capacidad suficiente

Con respecto al contingente español, el ministro afirmó que España tiene "condiciones y capacidades suficientes" para ayudar al ejército libanés y "llevar a buen puerto" la misión de la FINUL.

En su alocución a las tropas, Alonso trasladó a los soldados el saludo del Gobierno por el despliegue y el trabajo realizado por los infantes de Marina, la unidad de élite del ejército español que desembarcó el pasado 15 de septiembre en la playa de Tiro.

En estas instalaciones, el ministro, acompañado por el jefe de Estado Mayor de la Defensa, general Félix Sanz Roldán, compartió almuerzo con los cerca de 550 militares.

Previamente, había visitado la base "Miguel de Cervantes" en Marjayún, donde unos 380 militares preparan lo que será el cuartel general de la brigada multinacional que liderará España a partir de noviembre.

Así culminó su viaje oficial a Líbano, que comenzó el viernes con sendas entrevistas con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, y el ministro de Defensa, Elias Murr.