Dos diputados socialdemócratas propusieron una reforma a la Constitución chilena para que el acceso a Internet sea incluido entre los derechos fundamentales de los ciudadanos de este país.

"La conectividad digital debe ser considerado, al igual que el acceso al agua potable o la luz eléctrica, un derecho humano que acorte las brechas sociales en Chile", afirmó el diputado Esteban Valenzuela, uno de los gestores de la iniciativa.

El gobierno podría ofrecer ordenadores a los chilenos en vez de gastarse la plata en cigarrillos o bebidas

 

El proyecto se fundamenta en que los avances de la ciencia han hecho posible la existencia de redes de información a través de medios digitales y sobre esa base, "resulta necesario dotar a todas las familias de Chile de la conexión necesaria para tener acceso a Internet".

En lo formal, la iniciativa agrega un artículo a la Constitución, según el cual "se debe garantizar la conectividad a las redes digitales y de información" y añade que una ley tendrá que determinar "la forma en que el Estado promoverá el ejercicio de este derecho".

"La cuestión es tener banda ancha, que los jóvenes puedan romper su brecha social con el acceso a los medios", dijo Valenzuela.

A su juicio, el país tiene la capacidad de financiar la iniciativa; "si el Ministerio de Obras Públicas gasta 2.000 millones de dólares en carreteras es porque se puede, es cuestión de prioridades", manifestó.

Agregó que, incluso, el gobierno podría fomentar la instalación de un ordenador en cada hogar chileno, "con subsidios o con señales públicas que ofrezcan ciertos bienes (ordenadores) en vez de gastarse la plata en cigarrillos o bebidas".