1¿Por qué es el nuevo Papa quien debe introducir la causa de beatificación de Juan Pablo II?
Por ser el obispo de Roma, lugar donde murió Wojtyla, y no por ser Pontífice, como explica Daniel Tirapu, catedrático de derecho canónico de la Universidad de Jaén.

2¿Cuántos años deben haber pasado desde su muerte?
Cinco (antes de la norma introducida por Juan Pablo II en 1983, eran 50). Los plazos pueden acortarse si existe una fama de santidad universal, como ocurrió con la madre Teresa de Calcuta, y como podría suceder en este caso.

3¿En qué consiste un proceso de beatificación?
En demostrar las virtudes heroicas del futuro beato y que ha obrado un milagro después de muerto.

4¿Cómo se demuestran las virtudes heroicas?
Se abre un proceso diocesano para la elaboración de una biografía y la recogida de escritos y testimonios (a favor y en contra). El actor promueve la causa y el postulador la defiende ante la Santa Sede. La Congregación para la Causa de los Santos examina el material.

5¿Interviene el llamado abogado del diablo?
Esta figura, encargada de cuestionar los testimonios presentados, dejó de existir en 1983.

6 ¿Basta la aclamación popular?
Hasta los siglos XVI-XVII, la Iglesia la reconocía como válida, pero ya no.

7¿Cómo se convierte a un beato en santo?
Intercediendo en un segundo milagro.

 8¿Y en el caso de los mártires?
No es necesaria la demostración de milagros y el proceso es más breve.

9¿Se puede rendir culto a Juan Pablo II?
No hasta que sea beatificado.