El ex ministro de Defensa José Bono insistió ayer en que desde el primer momento en que le plantearon la posibilidad de ser candidato del PSOE al Ayuntamiento de Madrid dijo "rotundamente que no, sin la más mínima duda".

Por este motivo, Bono dijo ayer que no tenía nada que rectificar, si bien reconoció no haber estado acertado el martes cuando, a preguntas de los periodistas, reconoció que "a nadie le amarga un dulce" al saber que el PSOE contaba con él para Madrid.

El PSOE, descolocado

También ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció que la candidatura truncada de Bono había sido un "descoloque" y aseguró que el PSOE tendrá un candidato "ganador" y que no descarta a nadie, aunque no está entre sus planes que sea alguien del Ejecutivo.

Zapatero expresó su "respeto" por la decisión de Bono y dijo que el nuevo candidato se conocerá antes del 18 de noviembre.