El fantasma del 11-S vuelve a Manhattan

  • Al igual que la fatídica fecha del año 2001, hoy es día 11.
  • Entonces, dos aviones se estrellaron contra las torres gemelas.
  • "Es espantoso, nos trae a la mente los peores recuerdos", explica una testigo.
Dos peatones observan las nubes de humo que salen del edificio de apartamentos de Manhattan contra el que chocó una avioneta (EFE)
Dos peatones observan las nubes de humo que salen del edificio de apartamentos de Manhattan contra el que chocó una avioneta (EFE)

Cinco años y un mes después de los atentados del 11 de septiembre, la isla de Manhattan ha vuelto a contener la respiración.

La causa, una avioneta que se estrellaba contra un gran edificio de apartamentos, y que traía a la memoria, a pequeña escala, muchas de las imágenes vividas aquel 11-S en la que el terrorismo islamista acabó con la vida de cientos de neoyorquinos.

Es espantoso, nos trae a la mente los peores recuerdos
"Es espantoso, nos trae a la mente los peores recuerdos", explicaba un testigo para
Skynews.

"Todo el mundo corría calle abajo, y los niños chillaban aterrorizados", contaba un reportero de la cadena norteamericana FOX. "Cundió el pánico cuando se estrelló el helicóptero", señalaba, añadiendo que en la mente de todo el mundo resurgío la sombra del 11-S.

Temor a un 11-O

La coincidencia de que el suceso haya tenido lugar en un día 11, de que se tratara de una avioneta, y que esta se estrellara contra un rascacielos en plena isla de Manhattan, reforzaba la teoría de que pudiera tratarse de un ataque terrorista.

Aunque la avioneta se estrelló contra un edificio de viviendas, el rascacielos está ubicado en una zona cercana a la sede de Naciones Unidas, que se encuentra en la misma avenida aunque a 20 calles de distancia.

"Es una escena tremenda, con todos los agentes y los helicópteros alrededor", relataba una vecina de la zona, que observaba todo desde la ventana de su edificio. "Hay una docena de ambulancias y muchísima gente de esperando", explicaba.

Las calles de los alrededores del edificio se cortaron inmediatamente, haciendo que creciera el miedo a que todo pudiera ser mucho más grave que un simple accidente.

En pocos minutos, la alarma terrorista se extendió por todo el país y el Pentágono ordenaba a los cazas que sobrevolaran algunas ciudades.

Durante más o menos una hora ninguna fuente oficial se ha pronunciado sobre la naturaleza del accidente.

El presidente George W. Bush fue informado de la situación y poco después el FBI aseguraba que no se trataba de un ataque terrorista.

A pesar de las llamadas de tranquilidad, los medios de comunicación internacionales no han podido olvidar que en aquel fatídico 11 de septiembre también todo empezó como un simple accidente aéreo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento