Cory Lidle (NY Yankees)
Cory Lidle, jugador del equipo de baseball NY Yankees era el piloto de la avioneta que colisionó contra el edificio de la calle 72. Cory Lidle (NY Yankees ) NY Yankees

El jugador de béisbol Cory Lidle pilotaba la avioneta que se estrelló el miércoles contra un edificio de apartamentos en Manhattan y falleció en el accidente, confirmó el dueño de su equipo, los Yankees de Nueva York, George Steinbrenner.

El aparato, un popular modelo Cirrus S20, estaba registrado a nombre del jugador.

Junto al conocido deportista viajaba su instructor de vuelo.

El alcalde de nueva York, Michael Bloomberg, confirmó que se hallaron los de un instructor de vuelo y otra persona junto a los restos del avión.

Ningún residente del edificio donde se estrelló el aparato resultó herido en el accidente
Ningún residente del edificio donde se estrelló el aparato, el condominio Belaire, resultó herido en un accidente en el cual algunos testigos relataron que vieron cómo el avión se incrustaba "en el salon de alguien", según CNN.

Al menos dos residentes estaban en su piso al momento del choque duarnte el choque.

Según Bloomberg, oyeron un gran ruido y vieron piezas de metal volando dentro de su departamento.

La 'Gran Manzana', en vilo

El choque del helicóptero contra un rascacielos situado en plena isla Manhattan, puso en vilo durante más de tres horas a la ciudad, a los EEUU y al Pentágono.

Las coincidencias con los pasados atentados del 11-S eran numerosas, tanto por la fecha (un día once), como por el 'modus operandi'.

Las últimas informaciones confirman lo que el FBI ya había apuntado: se trataba de un accidente. Momentos antes de que se produjera, las autoridades registraron una llamada de emergencia de la aeronave, lo que hace suponer que el piloto tuvo problemas con su control.

Los ocupantes del piso contra el que chocó la avioneta oyeron un gran ruido y vieron piezas de metal volando por su casa

El pasaporte de Lidle, de 34 años fue encontrado en la calle.

Algunos medios señalan que podría haber, además, nueve heridos.

El siniestro se produjo a las 14.45 horas (18.45 GMT) del miércoles, cuando una avioneta, que partía del aeropuerto de Teterboro (Nueva Jersey) y que sobrevolaba el río Este, colisionó contra un edificio de apartamentos de 52 pisos denominado Berlaire Condominiums.

La aeronave volaba bajo las reglas de "vuelo visual", que no requieren estar en contacto con los controles de tráfico aéreo.

El impacto provocó un incendio que se extendió por tres apartamentos y que era visible desde varias partes de la ciudad.

Para extinguirlo se desplazaron hasta el lugar unos 160 efectivos.

Las calles de los alrededores fueron cortadas a la circulación mientras que la maquinaria del Pentágono se ponía en marcha ante la alerta de un posible ataque terrorista.

Cunde el pánico

"Es espantoso, nos trae a la mente los peores recuerdos", explicaba un testigo para Skynews.

"Todo el mundo corría calle abajo, y los niños chillaban aterrorizados", contaba un reportero de la cadena norteamericana FOX. "Cundió el pánico cuando se estrelló el helicóptero", señalaba, añadiendo que en la mente de todo el mundo resurgío el terror de los ataques del 11-S.

"Hay una docena de ambulancias y muchísima gente de urgencias esperando", explicaba una vecina de la zona, que observaba la escena desde la ventana de su casa.

Un accidente

Un responsable estadounidense se apresuró a declarar, poco después del siniestro, que no había razones para creer que el suceso está vinculado con el terrorismo y que el presidente había sido informado de los hechos.

Más tarde, la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA) y el FBI descartaban oficialmente el ataque terrorista como causa del siniestro.

Sin emabargo, un portavoz del FBI admitía que habían sido enviados varios agentes a la zona, pero "por una cuestión de rutina".

Los tres aeropuertos de la ciudad siguen operando con normalidad
A pesar de las llamadas a la tranquilidad, el Pentágono envío varios cazas para sobrevolar algunas de las ciudades estadounidenses.

Los tres aeropuertos de la ciudad, no obstante, seguían operando con normalidad y un portavoz de la Casa Blanca aseguró que ni el presidente Bush ni el vicepresidente Dick Cheney habían sido trasladados a refugios de seguridad.

Algunos medios de comunicación estadounidenses recordaron como también en el 11-S las autoridades habían negado en un principio que el suceso fuera consecuencia de una acción terrorista.

Helicópteros en Manhattan

No es la primera vez que un helicóptero se estrella en Manhattan, especialmente en zonas cercanas a los dos ríos que flanquean la isla (el East River por la derecha y el Hudson River por la izquierda) y que confluyen en el extremo sur, en Battery Park.

Se trata de helicópteros y avionetas que realizan vuelos turísticos que muestran vistas panorámicas de Manhattan, y constituyen una de las atracciones más demandadas por los visitantes.