Un estudio realizado por la Universidad McGill, de Quebec, Canadá, para estudiar la rapidez de la excitación sexual en ambos sexos ha echado por tierra la vieja teoría de que los hombres se excitan con mayor velocidad que las mujeres.

El psicólogo que ha liderado el estudio, el Dr. Irv Inc., que también es fundador y director del Servicio de Terapia Sexual y de Pareja del Royal Victoria Hospital, ha afirmado que "al comparar la excitación sexual en mujeres y hombre observamos que no existe diferencia en la cantidad de tiempo que requiere hombres y mujeres jóvenes para alcanzar su máximo nivel de excitación".

Con anterioridad, los investigadores en materia sexual habían medido la excitación con instrumentos que requerían el contacto y la manipulación genital.

En este caso, Binik y su equipo se sirvieron de la termografía , midiendo la radiación, en términos de temperatura, que emitían los genitales de los sujetos del estudio mientras contemplaban diferentes imágenes, ya fueran películas pornográficas, documentales de viajes o un Lo mejor de Mr. Bean.

Tanto los hombres como las mujeres comenzaban a sentir excitación en los primeros 30 segundos.

Los primeros alcanzaban su punto álgido en 664,6 segundos, unos diez minutos, mientras que a las mujeres tardaban algo más, 743 segundos.

Las pequeñas diferencias observadas entre hombres y mujeres se consideran inapreciables desde el punto de vista estadístisco
Sin embargo, la diferencia se considera inapreciable desde el punto de vista estadístico.

El estudio permitirá mejorar el diagnóstico y tratamiento de algunas disfunciones sexuales femeninas, tales como el desorden de excitación sexual femenina -la incapacidad para excitarse o mantener la excitación-, de la que se sabe más bien poco, según uno de los ayudantes de Binik, Tuuli Kukkonen.

El estudio completo se publicará en The Journal of Sexual Medicine en su número de enero de 2007.