Joe Biden reacciona con energía para rescatar el tirón de Obama

Los candidatos a la vicepresidencia de EE UU, el republicano Paul Ryan (c), y Joe Biden (d), demócrata y actualmente en el cargo, se saludan el jueves 11 de octubre de 2012, en el primer y único debate entre ambos, en presencia de la moderadora Martha Raddatz (i), en Danville (EEUU).
Los candidatos a la vicepresidencia de EE UU, el republicano Paul Ryan (c), y Joe Biden (d), demócrata y actualmente en el cargo, se saludan el jueves 11 de octubre de 2012, en el primer y único debate entre ambos, en presencia de la moderadora Martha Raddatz (i), en Danville (EEUU).
EFE/MICHAEL REYNOLDS/POOL

El vicepresidente de EE UU, Joe Biden, se enfrentó este jueves, en un debate especialmente relevante, al candidato republicano a la vicepresidencia, Paul Ryan. Biden reaccionó con energía en este encuentro para dar la vuelta a unas encuestas que quedaron repentinamente favorables al candidato republicano a la presidencia,  Mitt Romney,  tras el debate de la semana pasada con el presidente Barack Obama.

Después de que Obama reconociera haberse mostrado "demasiado correcto" en el primer debate, su compañero, famoso por su locuacidad y sus salidas de tono, adoptó una postura más agresiva, con su conocidas jerga informal e ironía. Frente a un rápido y desenvuelto Ryan, que encarna la nueva generación de políticos, Biden exhibió con varios ejemplos concretos su experiencia de 35 años, contradiciendo cualquier alusión de Ryan a políticas pasadas porque "él estuvo allí".

Sin un claro ganador, este segundo cara a cara fue mucho más igualado que el anterior. Una encuesta difundida por la CBS apunta a que fue Biden el vencedor (con un 50 % frente al 39 % de Ryan), mientras que la CNN presenta a un 48 % de entrevistados favorables a Ryan, frente a un 44 % a favor de Biden.

Tanto los analistas como la campaña demócrata consideran que un "apasionado" Biden, con argumentos contundentes, devolvió la energía a los votantes de Obama, mientras que los republicanos lo acusan de haber sido "maleducado".

La cuestión ahora es quién convencerá a los indecisos.

El 47 % de Romney

Un reproche que tras el primer debate se le hizo a Obama fue el no haber mencionado el vídeo en el que Mitt Romney llama "dependientes" del Gobierno al 47 % de los estadounidenses y dice que ellos "no son su asunto".

En cambio, Biden no dejó pasar este detalle y aseguró: "Ese 47 % del que habla Romney son gente como mi padre y mi madre".

Ese 47 % "paga más impuestos efectivos" que Romney, contraatacó el demócrata.

La pasión de Biden también convenció a Obama, que tras el debate se declaró "orgulloso de él". "Realmente considero que su pasión por asegurar que la economía crece para la clase media quedó demostrada. Estoy muy orgulloso", agregó el presidente, quien participará en el segundo debate presidencial con su contrincante republicano, Mitt Romney, el próximo martes 16 en Nueva York.

El encuentro, celebrado en Danville (Kentucky), comenzó con la política externa y el terrorismo como asuntos de fricción, seguidos de la economía, -el punto débil de los demócratas- y la reforma sanitaria. Otro asunto que se trató fue el del aborto, que Ryan sólo aboga por despenalizar en los casos de "violación, incesto y riesgo de vida para la madre".

Política exterior

El debate entre los vicepresidentes fue el primero en tocar asuntos de política exterior. En él, el candidato republicano atacó las medidas de Obama, que ha hecho, a su juicio, "EE UU más peligroso", en un discurso lleno de apelaciones a los "aliados" así como a los "enemigos de la nación".

A su vez, Biden se refirió al ataque contra el consulado estadounidense en Bengasi (Libia) en el que murió el embajador Chris Stevens, y prometió investigar "hasta el fondo" el asunto para descubrir si hubo "errores" de seguridad.  A este respecto, Ryan criticó que Obama tardase dos semanas "reconocer" que el asalto contra el consulado fue un "ataque terrorista".

Los dos candidatos se enfrentaron también por el programa nuclear de Irán. Ryan insistió en que el país no debe "proyectar debilidad en el exterior", asegurando que Irán ha aumentado la capacidad nuclear durante la gestión de Obama. "Cuando Obama fue elegido, Irán tenía material para una bomba nuclear, ahora tiene material para cinco", señaló.

En este sentido, Ryan criticó a los demócratas por sus recortes al gasto militar, que Ryan aboga por no tocar, al tiempo que pide que las tropas estadounidenses continúen en Afganistán. "Los talibanes pueden volver", aseguró, "y crear un clima favorable a Al Qaeda".

Sus argumentos no convencieron a Biden: "Nos vamos de Afganistán en 2014 y punto", zanjó el demócrata.

Los candidatos también se enfrentaron por Siria. A este respecto, Ryan reprochó a Biden que el gobierno haya "esperado a Kofi Annan" en lugar de actuar "por medio de sus aliados" como la oposición armada siria. "No deberíamos haber esperado a que Rusia nos diera la luz verde en la ONU", aseguró. "Estamos perdiendo la credibilidad en el mundo".

Biden rechazó una intervención el país, alegando que "lo último que América necesita es otro conflicto armado en Oriente Medio", al tiempo que afirma estar ya dando "ayuda humanitaria al país".

Por otro lado, ninguno de los candidatos se refirió a la crisis en Europa.

Economía

El  debate pasó a tratar de la economía con especial énfasis en la bajada de impuestos que los republicanos defienden, si bien no aclararon cómo piensan costearla. A este respecto, Biden, advirtió de que las propuestas fiscales de los republicanos quieren "hacer rehén a la clase media" para "recortar impuestos a los más ricos".

"Queremos extender los recortes de impuestos para la clase media, pero ellos quieren hacer rehén a la clase media para recortar impuestos a los más ricos", dijo Biden sobre los republicanos.

El punto principal que Ryan sostuvo es que la "economía estancada" del presidente Obama es el "camino equivocado" del cual "sólo Romney" podrá sacar al país, al ser el candidato más cualificado. "¿No sería estupendo tener a un 'creador de empleos' en la Casa Blanca?" fue la pregunta retórica con la que aludió a la promesa de Romney de crear 12 millones de empleos.

Biden, famoso por sus salidas de tono

Las frecuentes salidas de tono del vicepresidente estadounidense, Joe Biden, de 69 años, han dado mucho juego mediático durante estos últimos cuatro años en la Casa Blanca.

Ciertamente, este jueves Biden exhibió su típica actitud poco ortodoxa, con risas, interrupciones y expresiones como "malarkey" (tonterias, en traducción libre) que llegó a ser trend topic en Twitter, divirtiendo e indignando a los espectadores al mismo tiempo. No en vano Biden tiene a los estadounidenses divididos y por cuenta con el mismo porcentaje de aprobación que de desaprobación: 43 %.

Entre los más memorables está el comentario que hizo al presidente Barack Obama el día que firmó la reforma sanitaria. "Es un logro de puta madre", dijo Biden al oído del presidente. También es recordado por  cuando dijo que el expresidente George W. Bush no leía ni libros ni periódicos.

Biden representa la vieja escuela, mientras que Ryan encarna a la nueva generación de políticos.  El republicano tenía dos años cuando Biden entró en el Senado.

.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento