Danza de raza, grito de paz
La compañía de María Pagés (de negro) cierra hoy la Cumbre Flamenca. Foto
La XII edición de la Cumbre Flamenca toca a su fin y deja sobre el escenario del Teatro Romea la esencia del arte flamenco con un seleccionado elenco de cantaores y bailaores que entregan su poderío a los seguidores de esta cita anual.

La compañía de baile de María Pagés, encargada de cerrar hoy esta edición, nos trae  su nuevo espectáculo: Canciones antes de una guerra. Son una serie de viejas canciones reunidas en el baile, que muestran un grito de paz, juego, justicia, música... y también silencio. Una reflexión danzada que navega entre la diversión y la reivindicación mostrando las caras del flamenco más puro e intimista.

María Pagés, reconocida internacionalmente por su particular concepción del arte flamenco, nació en el barrio sevillano de Triana, donde dio sus primeros pasos de la mano de Matilde Coral y Manolo Marín.

A finales de los años ochenta y siguiendo al maestro Antonio Gades, deja de interpretar el trabajo de otros para fundar en 1990 su propia compañía. La bailaora y coreógrafa vio refrendada su trayectoria profesional en el año 2002, cuando recibió el Premio Nacional de Danza de España en la categoría de creación.

Las actividades paralelas sobre flamenco siguen esta semana en el Colegio Mayor Azarbe con un curso del Aula de Flamenco de la Universidad titulado Cantes de las minas, cantes de Levante.

* XII Cumbre Flamenca. Teatro Romea, plaza Julián Romea. Hoy a las 21.00 h. Precio: 6 a 12 euros. Entradas en el 902 444 300 y en ‘www.cam.es’.