Bebé
Una madre observa a su bebé durmiendo. GTRES

El desarrollo de un bebé es un proceso delicado al que cualquier factor ambiental puede afectar. Más aún si se trata de factores que tienen origen en la madre. La relación madre-bebé es tan intensa, que todo lo que está en ella puede tener efectos sobre el recién nacido.

Es el caso de lo que acaban de observar investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC), la Universidad de Harvard y el Hospital Infantil de Columbia Británica, que la depresión materna puede alterar un período crucial del desarrollo del lenguaje en los bebés.

Según la coautora del estudio, Janet Werker, de la UBC, "los resultados destacan la importancia de los factores ambientales en el desarrollo del bebé". En su opinión, el tratamiento de la depresión materna es crucial.

La depresión y su tratamiento pueden cambiar el tiempo de desarrollo del lenguaje en el bebéLa investigación –que se publica en PNAS– ha visto que el tratamiento de la depresión materna con inhibidores selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) puede acelerar la capacidad de los bebés para sintonizar con los sonidos y su lengua materna, mientras que la depresión materna no tratada puede prolongar el período de ajuste.

El estudio siguió a tres grupos de madres. Uno recibió tratamiento para la depresión con ISRS; otro grupo las madres tenían depresión pero no tomaban antidepresivos; y un tercer grupo sin síntomas de depresión. Al medir los cambios en la frecuencia cardiaca y el movimiento de los ojos ante sonidos e imágenes de video de lenguas nativas y no nativas, los investigadores calcularon el desarrollo del lenguaje de los bebés en el vientre materno a las 36 semanas de gestación.

Según Werker, "este estudio es uno de los primeros en mostrar cómo la depresión materna y su tratamiento pueden cambiar el tiempo de desarrollo del lenguaje en los bebés".

Sin embargo, los científicos no saben si acelerar o retrasar el desarrollo del lenguaje tiene consecuencias duraderas en la adquisición posterior del lenguaje, o si existen vías de desarrollo alternativas. "Nuestro objetivo es explorar estas y otras preguntas en futuros estudios", explican.

¿Qué son los ISRS?

Los inhibidores selectivos de recaptación de serotonina (ISRS) son los antidepresivos más recetados. Existen desde 1987 y son medicamentos seguros, incluso a altas dosis, con efectos secundarios leves.

Basados en cinco principios, estos son los más habituales:

  • Fluoxetina (Prozac, Daforin, Prozen)
  • Escitalopram (Lexapro)
  • Sertralina (Zoloft, Assert, Serpax)
  • Paroxetina (Seroxat, Dropax, Benepax, Parox)
  • Citalopram (Celexa, Cipramil, Zyban, Procimax)