Los pediatras ingleses piden que los niños menores de tres años no vean nada de televisión

  • Aseguran que el abuso de las pantallas causa daños en el desarrollo físico y cognitivo de los niños a largo plazo.
  • Proponen que a partir de los tres años se limite la televisión a dos horas al día y que antes de esa edad no se vea en absoluto.
  • El daño cerebral más grave se produce durante los tres primeros años y el riesgo de obesidad crece a partir de las dos horas.
Dos niños ven la televisión.
Dos niños ven la televisión.
Cordonpress

Vivimos pendientes de las pantallas. No ya solo de la del televisor, sino ahora también de la del ordenador, la tableta o el móvil. De cómo está cambiando nuestro modo de vida por el efecto de tanta pantalla ya dan cuenta muchos estudios; pero también de cómo cambia nuestro cerebro, porque el cerebro es plástico y se transforma.

El problema está en la magnitud que estos efectos pueden tener sobre la mente de un niño, sobre un cerebro en sus primeros años de desarrollo. Tanto es así que un grupo de pediatras han pedido a las autoridades sanitarias británicas que limiten el tiempo que los niños pasan frente a las pantallas de televisión o los ordenadores.

Según ha advertido un grupo de pediatras en un artículo publicado en la revista médica Archives of Disease in Childhood, la obsesión de los niños por la televisión, los ordenadores y los videojuegos causa daños en el desarrollo físico y cognitivo a largo plazo.

Un niño británico dedica de media unas seis horas al día a estas actividades mientras está en su casa; a lo que habría que sumar el tiempo que pasa frente a las pantallas de los ordenadores mientras está en el colegio, mientras que en Norteamérica esta media roza las ocho horas diarias.

Según el doctor Aric Sigman, autor del escrito, el daño cerebral más grave se produce durante los tres primeros años de vida de los niños, ya que en ese momento es cuando más necesitan interactuar con sus padres y no con una máquina. Además, el riesgo de sufrir obesidad y problemas cardíacos se incrementa considerablemente a partir de las dos horas diarias de sedentarismo.

Sigman sugiere así que las autoridades sanitarias británicas fijen un límite de dos horas diarias para los niños entre 3 y 16 años, mientras que los menores de 3 años no deberían estar en contacto con estos dispositivos en absoluto.

Fuera pantallas del cuarto del niño

En Estados Unidos, Canadá y Australia se han establecido recomendaciones en cuanto al número de horas que los niños deberían pasar frente a las pantallas, pero no así en el Reino Unido, una situación que "preocupa" a los médicos pediatras del Royal College of Paediatrics and Child Health.

"Ya sean teléfonos móviles, consolas, televisiones o portátiles, los avances tecnológicos están provocando que los niños pasen cada vez más tiempo frente a las pantallas. Con el paso del tiempo estamos más preocupados", afirmó Mitch Blair, miembro de esta institución.

En EEUU, el Departamento de Salud recomienda que los menores de edad no pasen más de dos horas al día frente a las pantallas y subraya que estos dispositivos tecnológicos no tienen ningún beneficio para los menores de dos años.

Por su parte, la Sociedad Pediátrica de Canadá aconseja que ningún niño tenga en su habitación una televisión, un ordenador o una consola de videojuegos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento