Banco de España
Imagen de la sede del Banco de España. EPA / ARCHIVO

Ibercaja ha decidido romper su proyecto de fusión a tres bandas con Liberbank y Caja3 al no haber aprobado los términos en los que se había planteado la alianza, según ha comunicado la entidad zaragozana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La ruptura de esta alianza se produce dos semanas después de que se publicaran los resultados de los test de estrés a la banca española hechos por la consultora Oliver Wyman, que desvelaron que Liberbank necesitaba por sí solo, en un escenario adverso, un capital de 1.198 millones de euros, frente a los 226 millones de Ibercaja.

Por su parte, Caja3 —resultado de la fusión de Caja Círculo de Burgos, Caja Badajoz y CAI— tendría unas necesidades de capital de 779 millones para afrontar en solitario el escenario más adverso.

Esta ruptura, según los analistas consultados, crea un interrogante sobre el futuro de Caja3 y Liberbank -Cajastur, CCM, Caja Extremadura y Caja Cantabria-, que tendrían que buscar otro aliado o recurrir a las ayudas públicas para recapitalizarse.

Liberbank es viable y va a afrontar su plan de recapitalización como estaba previsto Desde Liberbank, un portavoz ha negado que el futuro de la entidad esté en duda y ha asegurado que la entidad "es viable y va a afrontar su plan de recapitalización como estaba previsto". Además, la entidad ha reconocido estar "en plena sintonía con Ibercaja en no continuar con la fusión", que fue planteada en un "marco jurídico distinto", antes de que se conocieran los resultados del test de estrés de Oliver Wyman.

En un comunicado, Ibercaja ha explicado que la Junta General de Ibercaja Banco, celebrada esta tarde, ha acordado no aprobar el proyecto de integración con Liberbank y Caja3.  La Junta ha entendido que "las circunstancias sobrevenidas" desde el pasado 27 de junio de 2012, cuando se aprobó la segregación de los activos y pasivos de Ibercaja Banco a Libercaja Banco (grupo denominado provisionalmente para la unión de las tres entidades), "alteran las condiciones bajo las que se subscribió el acuerdo".

En esa sucesión de hechos, destaca el programa de asistencia financiera a España para sanear la banca, la tercera reforma financiera del Gobierno, y los resultados de las pruebas de Oliver Wyman. Dichas pruebas, ha explicado la entidad, concluyeron que Ibercaja tiene un superávit de capital en el escenario base superior a 389 millones, y en el más adverso, sus necesidades de capital ascenderían a 226 millones.

"En los próximos días, Ibercaja Banco comunicará al Banco de España que dichas necesidades de capital van a ser cubiertas en su totalidad individualmente por la entidad, antes del 30 de junio de 2013, y sin ningún tipo de ayuda pública". Y es que la entidad prevé saldar esas necesidades de capital mediante la generación de resultados, aunque también podría recurrir a la venta de su cartera de activos.

Con la decisión tomada por Ibercaja se rompe la creación del que iba a ser el séptimo grupo financiero español, con un volumen de activos de 114.000 millones y un volumen de negocio de 181.000 millones. Según el protocolo de integración aprobado el 29 de mayo, Ibercaja tendría una representación del 46,5 % en la nueva entidad; Liberbank, el 45,5% y Caja3, el 8%.