La campaña contra incendios forestales se ha cerrado con 2.551 fuegos, la mayoría intencionados, y casi 44.000 hectáreas quemadas, una cuarta parte de las mismas (el 27 por ciento) en Castrocontrigo (León).

Así lo ha señalado el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, durante el acto de reconocimiento a los trabajadores que luchan contra los incendios que se ha desarrollado en Madrid, en el que ha destacado el reconocimiento a todos los que se "juegan la vida" en la lucha contra el fuego y protegen tanto al patrimonio natural como a los ciudadanos.

Precisamente Silván ha asegurado que propondrá la concesión de la Medalla de Protección Ciudadana a Aitor Lastra, brigadista fallecido hace un año en Molinaferrera (León) durante la extinción de un incendio, a quien se quiere rendir homenaje, al igual que a los más de 4.200 trabajadores que conforman el operativo de la Junta.

Silván ha explicado, una vez que se ha dado por finalizada la temporada de alto riesgo, que en lo que va de año, la Comunidad ha sufrido un total de 2.551 incendios que han calcinado una superficie de 43.882 hectáreas y ha calificado la campaña de "dura, difícil" y caracterizada por la intencionalidad y las circunstancias climatológicas, que han hecho "más grave y peligrosa" la situación.

En este periodo, ha crecido el porcentaje de conatos, ya que el 58 por ciento de los incendios se quedaron como tales, es decir, que fueron apagados por los medios del operativo antes de superar la hectárea de superficie. Esto mejora la eficacia del operativo en un 7 por ciento respecto al último decenio, según ha informado la Junta.

Hay que destacar que la provincia de León sufrió en la zona de Castrocontrigo uno de los incendios más graves ocurridos en Castilla y León en los últimos años y que ha supuesto el 27 por ciento del total de hectáreas calcinadas a lo largo del año.

Sólo en este incendio, que tuvo carácter intencionado, ardieron 11.724 hectáreas, de las que la práctica totalidad fue superficie arbolada, lo que supone un gran desastre natural. Sólo los daños ocasionados por este incendio representan el 68 por ciento de superficie arbórea arrasada durante el año en toda la Comunidad.

León y Zamora han sido las provincias en las que se ha registrado una mayor concentración de incendios -un 47 por ciento del total- y suman entre ambas un 85 por ciento del total de hectáreas arrasadas por el fuego.

Condiciones adversas

Además, este año ha sido especialmente complicado, dada la extremada sequía del pasado invierno -según la Aemet, uno de los más secos de los últimos 70 años- y las escasas precipitaciones en la primera mitad del año. Esto ha propiciado una gran desecación del combustible forestal y el suelo, y por tanto una gran inflamabilidad.

Asimismo, el verano ha seguido la misma tónica y ha registrado precipitaciones muy inferiores a la media, con temperaturas muy altas y con varias olas de calor asociadas a la presencia en altura de masas de aire cálido procedente del Sáhara. Todo ello ha supuesto una humedad relativa de la atmósfera y del combustible muy inferior a la media.

Por otro lado, se observa que la siniestralidad ha resultado ser especialmente alta durante el primer trimestre del año, ya que a 31 de marzo ya se habían producido casi la mitad de los incendios, el 47 por ciento del total hasta el momento en la región.

Por otro lado hay que lamentar que casi un 99 por ciento de los grandes incendios resultan ser intencionados. En este sentido, Silván ha incidido en que los fuegos no se apagan cuando se producen, sino los 365 días del año y por eso ha abogado por la "concienciación y sensibilización" a través de la educación infantil.

El número de incendios forestales ha sido de 2.551, de los cuales 1.478 de superficie inferior a una hectárea. La superficie forestal total afectada es de 43.882 hectáreas y la arbolada es de 15.519 hectáreas. El 68 por ciento fueron arrasadas en el incendio de Castrocontrigo, en León.

En lo que va de año, se han declarado 44 niveles 1 y 18 niveles 2. El operativo contra incendios forestales ha desplegado todos los medios humanos y técnicos buscando la eficacia y la eficiencia. Destacan los efectivos humanos, los puestos y cámaras de vigilancia, las autobombas, las cuadrillas terrestres y helitransportadas, los medios aéreos (aviones y helicópteros), los retenes de maquinaria, entre otros.

En concreto, el operativo ha contado con 4.230 profesionales (ingenieros, agentes medioambientales y forestales, celadores, personal de las cuadrillas helitransportadas, personal de las cuadrillas de tratamientos selvícolas, tripulación de medios aéreos y retenes de maquinaria, entre otros). En cuanto a medios aéreos, 29 en total, el operativo ha dispuesto de 20 helicópteros de la Junta de Castilla y León, y cinco helicópteros y cuatro aviones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

En lo que va de año Castilla y León ha prestado su ayuda con medios materiales en 54 ocasiones y la ha recibido en seis por parte de otras regiones.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.