El Consell y el Ministerio firmaron ayer un convenio de colaboración en carreteras que incluye algunos de los tramos que faltan para acabar la autovía gratuita que recorrerá la Comunidad de norte a sur.  Discurrirá paralela a la AP-7 (la de peaje) hasta Valencia y de Valencia a Alicante pasará por Xàtiva y Alcoi.

El acuerdo es para este año y los cinco siguientes y supone una inversión de 5.000 millones. La mayor parte del dinero lo pondrán las administraciones, pero 1.500 millones euros se financiarán a través de concesiones.

Éstas podrán adoptar la forma de peaje (el usuario paga por utilizar la vía), peaje en la sombra (el Gobierno abona anualmente un canon a la empresa que ha hecho la carretera a razón de los vehículos que la usan) o de modelo alemán (el Ejecutivo aplaza el pago de la infraestructura hasta que está hecha). Una de estas opciones servirá para sufragar el acceso norte al puerto de Valencia y la segunda circunvalación de la ciudad, sin fecha aún.

En cambio, sí se sabe que, antes de que termine 2005, tiene que estar licitado (sacado a concurso) el tramo Ibi-Alcoi de la A-7, que forma parte de la autovía gratuita.

El plan contempla además, para diferentes años, los tramos Cocentaina-Muro de Alcoi y Muro de Alcoi-Albaida de la A-7, suprimir las travesías de la N-340 (autovía de La Plana) y la N-332 (Alicante por la costa) y terceros carriles en los tramos congestionados de la A-7 y la A-3 (autovía a Madrid).