De las cuatro zonas de ampliación, dos son espacios en los que destaca la presencia del lince ibérico, en peligro de extinción. Se trata de la zona del Acebuche (en Almonte), y la finca Hato Ratón (en Villamanrique de la Condesa, Sevilla), de 674 y 215 hectáreas, respectivamente.

Además, quedarán también protegidos el dunar de Mazagón (Huelva) y las marismas del término municipal de Aznalcázar (Sevilla).

El decreto aprobado incluye asimismo la próxima elaboración, en un año, de un programa de gestión único para los dos espacios de Doñana –parque natural y parque nacional–, después de que una sentencia del Tribunal Constitucional reconociese la competencia exclusiva de ambos a la Junta.