Arranca en Cuba el juicio al español Ángel Carromero: "Lo siento profundamente"

  • El dirigente de Nuevas Generaciones del PP se enfrenta a una pena de 7 años por el presunto homicio imprudente de dos opositores cubanos.
  • Ha ratificado las declaraciones que hizo durante la fase de instrucción del caso y admite que "desgraciadamente" perdió el contro del coche.
  • El Gobierno cubano puede dejarlo en libertad, aunque sea condenado, y expulsarlo, o hacerlo ingresar en prisión y luego trasladarlo a España.
  • Impiden a los hijos de Oswaldo Payá asistir al juicio.
  • Tráfico abrió un expediente a Carromero para retirarle el carné.
El español Ángel Carromero, a su llegada al tribunal Provincial de la ciudad de Bayamo.
El español Ángel Carromero, a su llegada al tribunal Provincial de la ciudad de Bayamo.
Ismael Francisco / EFE

El juicio en Cuba contra el dirigente de Nuevas Generaciones del PP Ángel Carromero por el presunto homicidio imprudente de los opositores Oswaldo Payá y Harold Cepero, fallecidos en julio en un accidente de tráfico, ha dado comienzo este viernes —a las 15.10, hora española— en la localidad de Bayamo.

La sesión se celebra en una pequeña sala con la asistencia de unas treinta personas, entre el acusado, sus abogados, los fiscales y testigos. Carromero está sentado en la primera fila, vestido con camisa blanca, y se le ve aparentemente tranquilo y con buen aspecto. Antes de empezar, conversó brevemente con el cónsul general de España en Cuba, Tomás Rodríguez Pantoja, y con el abogado español José María Viñal, que está en Cuba en representación de la familia del acusado.

Tras una exposición previa del presidente del tribunal, Milson Piña Hidalgo, el juicio arrancó con una declaración de Carromero, que luego fue interrogado por la fiscalía y el abogado defensor. El español expresó ante el tribunal que lo juzga en la ciudad oriental de Bayamo su "profundo sentimiento de pena por el desafortunado accidente" de tráfico en el que murieron los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

"Lo siento profundamente", dijo Carromero en una declaración donde aseguró que ha "perdido muchas cosas en este tiempo" pero "no tiene comparación con el sentimiento de dolor de las familias" de los fallecidos. Carromero ratificó las declaraciones que hizo durante la fase de instrucción del caso y aseguró que circulaba a una velocidad entre 80 y 90 kilómetros por hora al entrar en la zona de obras de la carretera donde ocurrió el accidente hace dos meses y medio. También volvió a admitir que "desgraciadamente" perdió el control del vehículo al entrar a una zona de baches u ondulaciones en ese lugar.

Piden siete años de prisión

La Fiscalía pide siete años de prisión para el español, cuyas abogadas cubanas solicitan su absolución e inmediata puesta en libertad, según fuentes de la defensa de Carromero. La sesión está presidida por cinco jueces, tres de ellos profesionales y los otros dos son legos. Durante el juicio, además de las intervenciones de la fiscalía cubana y la defensa del acusado, prestan testimonio ocho testigos y trece peritos.

La Fiscalía solicita para Carromero una pena de siete años —tres años y medio por cada víctima— por su responsabilidad en la muerte de Payá y Cepero, que fallecieron el pasado 22 de julio.. El vehículo, conducido por el miembro de NNGG, se salió de la vía en el kilómetro 724 de la carretera que comunica Las Tunas con Bayamo, en la provincia de Granma.

En el coche también viajaba el joven político sueco Jens Aron Modig, que inicialmente fue retenido por las autoridades cubanas pero pudo volver a los pocos días a su país. Modig alegó que dormía en el momento del siniestro y dijo tener recuerdos borrosos.

El dirigente popular ha permanecido desde finales de julio en prisión provisional en el centro de seguridad del Estado '100 y Aldabó', en la capital cubana. El equipo de abogados contratado por la familia forma parte del Bufete Internacional de La Habana, según fuentes de la disidencia.

Los ministros de Asuntos Exteriores de España y Cuba, José Manuel García-Margallo y Bruno Rodríguez, respectivamente, se reunieron el pasado 27 de septiembre en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas para tratar, entre otros temas, la situación de Carromero.

El canciller cubano trasladó a su homólogo español el compromiso de su Gobierno para que la sentencia se dicte en un periodo "razonablemente corto de tiempo". Ambos ministros quedaron en volver a hablar una vez que haya sentencia final para evaluarla.

Las autoridades cubanas atribuyen el accidente a la velocidad excesiva con que supuestamente conducía Carromero y, en un vídeo difundido por el Gobierno de la isla días después de su arresto, el dirigente de NNGG admitió que perdió el control del vehículo al entrar en un bache, si bien no aclaró a qué velocidad circulaba.

Cárcel o libertad

El Gobierno cubano tiene la potestad de dejar en libertad a Carromero expulsándole del país aun cuando el tribunal que le juzga le imponga una pena de cárcel. Es decir, que Carromero podría regresar a España sin que tuviera que responder aquí de ninguna responsabilidad penal.

En caso de que el régimen castrista no quisiera expulsarle, a Carromero le quedaría otra opción. Podría beneficiarse de un traslado para cumplir en España la condena, siempre según "los casos y en la forma establecidos en los tratados", dice la Ley 62.

España y Cuba tienen un convenio bilateral para el traslado de personas condenadas que data de 1998 y podría aplicarse en el caso de Carromero. Los familiares esperan el regreso de Carromero "a partir del 15 de octubre", o a"finales de noviembre como muy tarde".

Impiden a los hijos de Oswaldo Payá asistir al juicio

Los hijos del fallecido Payá no pudieron acceder al juicio Los tres, Rosa María, Oswaldo José y Reynaldo Isaías, permanecen a unos 50 metros de distancia del tribunal donde se celebra el juicio y no pueden llegar porque se lo impide un cordón policial que mantiene cortado el acceso al lugar.

"No nos dejan pasar. Se nos ha acercado una persona diciendo ser el secretario del tribunal y nos dijo que no podíamos pasar porque no habíamos avisado de que íbamos a venir al juicio", declaró Rosa María Payá.

Los hijos de Payá, quien era el líder del opositor Movimiento Cristiano Liberación, explicaron que no esperan nada de este proceso judicial, pero que querían asistir para ver a Ángel Carromero, contra el que la familia del opositor no ha presentado ningún cargo. "No esperamos nada de este juicio. Realmente no creemos lo que puedan decir los mismos que amenazaban de muerte a mi padre. La única razón de que estemos aquí es que queremos ver a Ángel".

La hija de Payá insistió en que su familia tiene "muchas razones para pensar que esto no fue un accidente". "Y esta es una más. Ni siquiera nos dejan entrar al tribunal. No sé que quieren esconder. Están violando nuestros derechos", recalcó la hija de Payá, quien recordó se había anunciado que este juicio sería "oral y público".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento