Los empresarios valencianos estallan por los casos de corrupción.
El presidente de la Fundación Pro-AVE, Federico Félix, junto al presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda (a la derecha). Juan Carlos Cárdenas / EFE

La delicada situación económica y el deterioro de la vida política con la catarata de diputados del PP imputados por casos de corrupción esta semana (Sonia Castedo, Luis Díaz Alperi y Rafael Blasco) han desencadenado un creciente malestar que ya no solo viene de colectivos sociales sino también de organizaciones empresariales, que empiezan a alzar su voz ante la situación que vive la Comunitat Valenciana.

Es el caso de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), un lobby formado por los principales patronos y liderado en la sombra por Juan Roig, que funciona al margen de la patronal autonómica Cierval y que siempre se ha negado a recibir subvenciones públicas.

Su presidente, el naviero Vicente Boluda, ha estallado este jueves. Ha afirmado que los 10 diputados de Les Corts imputados "deberían haber tomado soluciones antes" y ha añadido que, en la Comunitat, "como llueve sobre mojado, es mejor que aquel que está imputado se aparte él mismo".

Sin embargo, su comentario más tajante se ha producido al ser preguntado sobre la manera de actuar en estos casos: "Si hay un chorizo, que se joda y que vaya a la cárcel, y además el primero, y si le pueden trincar, que le trinquen todo lo que haga falta", ha exclamado en rueda de prensa.

También ha denunciado el "injusto e inaceptable trato discriminatorio del Gobierno central" a la Comunitat en los presupuestos y el retraso del Corredor ferroviario Mediterráneo y criticó la "lentitud" del Consell para adoptar medidas contra la crisis.

El jefe del Consell ha replicado a los empresarios, a quienes pide que se "alíen" con el Gobierno valenciano para crear empleo y les solicita "comprensión, porque no se puede ir más rápido".

Fabra 'limpia' de imputados el Grupo Popular

El presidente del PP valenciano, Alberto Fabra, ha destituido la tarde de este jueves de sus cargos orgánicos a los cuatro diputados imputados por diferentes casos de presunta corrupción que formaban parte de la dirección del Grupo Popular en Les Corts. David Serra deja de ser portavoz adjunto y lo sustituye Alicia de Miguel; Angélica Such abandona la secretaría de la Mesa y entra Antonio Clemente; Ricardo Costa deja la Secretaría General del grupo y Vicente Rambla sale de su consejo de dirección.

Blasco es "mayor" para renunciar o no

El presidente de la Generalitat y del PP valenciano, Alberto Fabra, ha devuelto la pelota al tejado de su exportavoz parlamentario, Rafael Blasco, quien había dicho que renunciaría al escaño si el jefe del Consell se lo pedía. Fabra ha replicado que Blasco "es suficientemente mayor" y "tiene muchísima experiencia" para saber lo que tiene que hacer y que la responsabilidad de mantener el acta de diputado es "suya".

Consulta aquí más noticias de Valencia.