La sección tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha juzgado este jueves a dos jóvenes, de 23 y 24 años, acusados de provocar un accidente a otro coche e intentar matar a golpes a su conductora, a la que atacaron con una herramienta tipo 'gato'. El incidente tuvo lugar en mayo de 2010 en la CV-35, a la altura del municipio valenciano de la Pobla de Vallbona.

Los jóvenes, quienes han negado los hechos que se les imputan, se enfrentan a penas de entre nueve y 15 años y medio de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, otro contra la seguridad vial y un delito de robo cono violencia e intimidación. Además, ambos tendrán que indemnizar a la víctima con 100.000 euros.

Según el relato de hechos del ministerio fiscal, sobre las 2.00 horas del 21 de mayo de 2010, los acusados —quien ese día se encontraban con dos personas más, una menor y otra que no ha podido ser identificada— se encontraron con la víctima cuando conducían por la CV-35. En un momento determinado, los acusados hicieron una maniobra brusca, lo que hizo que la víctima tocara el claxon.

Seguidamente, los acusados —quienes se encuentran en prisión por estos hechos desde el 2 de junio— empezaron a hostigar al vehículo conducido por la víctima, realizaron bruscas maniobras de adelantamiento y se cruzaron con ella. En una ocasión, el vehículo de los procesados arrancó el espejo retrovisor del coche de la víctima y le golpeó nuevamente por la parte trasera hasta que finalmente la mujer perdió el control.

De esta forma, el coche de la víctima giró 180º, se salió de la vía y provocó que chocara contra el guardarail, con lo que quedó parado en sentido contrario a la circulación.

Le cogió del pelo y le golpeó

En ese momento, la víctima llamó desde su teléfono móvil al '112 Comunitat Valenciana' para relatar lo acontecido, y los acusados detuvieron su coche, se bajaron y se acercaron. Con ánimo de atentar contra la vida de la mujer, rompieron su ventanilla y uno de ellos la cogió del pelo y empezó a golpearla.

Asimismo, ambos procesados intentaron sacarla del vehículo por la ventanilla rota, mientras la mujer seguía conectada con el móvil a Emergencias, por lo que desde este servicio estaba grabando todo lo acontecido.

Como los acusados no pudieron sacarla del coche, uno de ellos la volvió a coger del pelo, a golpearle en varias ocasiones para, finalmente, asestarle un último golpe en la sien con el 'gato' usado para romper el cristal de la ventanilla.

Asimismo, uno de los procesados le retorció la mano y se apoderó de su teléfono móvil. A continuación, todos se marcharon del lugar y como portaban el móvil de la víctima, que no habían desconectado, Emergencias grabó la conversación que mantuvieron, en la que uno de ellos le preguntaba al otro si la había matado.

Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió un traumatismo craneoencefálico, heridas en la sien, cefalea postraumática y parálisis facial postraumática. En la actualidad, sufre trastorno por estrés postraumático el cual, dada su evolución, es de prever que no remita en tanto que no se resuelva este procedimiento.

Consulta aquí más noticias de Valencia.