La prohibición del tráfico de camiones en la N-II a su paso por la provincia de Girona y su transferencia a la autopista A-7 mejoraría sustancialmente la seguridad de esta carretera.

Así lo pone de manifiesto un informe de la entidad 'Plataforma pel Transport Públic' (PTP), al que ha tenido acceso a Europa Press, donde instan a priorizar el Corredor Mediterráneo en vez de construir nuevas infraestructuras viarias.

La N-II, cuya titularidad es del Ministerio de Fomento, presenta una alta siniestralidad, y su desdoblamiento en la provincia de Girona es una vieja reivindicación de la zona, y lleva ya dos décadas en el tintero.

Para la PTP, la solución de la N-II no pasa necesariamente por su desdoblamiento, sino por construir un cuarto carril en la actual AP-7 y potenciar el ferrocarril: el de ancho de vía español y también el Corredor Mediterráneo, de ancho internacional y adaptado a la alta velocidad.

"No estamos ante un problema de falta cualitativa de infraestructuras viarias sino de falta de gestión, tarifas adecuadas y calidad de la carretera. Con menos cantidad de infraestructuras, Francia ha resuelto esta problemática", concluye el documento, que recuerda que en el Maresme (Barcelona), años atrás ya se prohibió la circulación de camiones por la N-II.

La PTP también pide limitar la velocidad en los puntos negros, colocar más radares y remodelar la N-II, ampliando los arcenes e instalando una mediana, con más controles policiales y, además, el peaje de la AP-7 debería tener como finalidad regular el tráfico y por ello, proponen "aplicar un sistema tarifario de ámbito regional sobre los vehículos, y no sólo sobre la AP-7".

Según la PTP, convertir la N-II en una "autovía paralela" a la AP-7, de peaje, no es la solución, y prueba de ello es que en su opinión, la A-2 a su paso por Tarragona no ha funcionado.

La AP-7 tiene "excedente de capacidad", puede tener un cuarto carril y una N-II mejorada sin camiones podría consagrarse para canalizar el tráfico local y comarcal, agregan.

Además, recalcan que en "ningún país europeo" se construye autovías que discurren de forma paralela a las autopistas, e instan a que los peajes sirvan para regular el tráfico y no sólo para sufragar los costes de las concesiones.

Consulta aquí más noticias de Girona.