Trabajadores de la empresa Tragsa que realizan la limpieza del río Duero a su paso por la capital soriana han extraído hoy un vehículo del agua y han comprobado que en su interior había un cadáver, previsiblemente perteneciente a una mujer de 52 años que desapareció en la capital el pasado mes de mayo, según las primeras conclusiones de la Policía Nacional.

Al parecer, según ha informado la Subdelegación del Gobierno de Soria, sobre las 13.00 horas un pescador alertó a la Policía Nacional de que había divisado la antena de un coche en el río Duero, a la altura del Paseo de San Prudencio, en las inmediaciones del antiguo lavadero de lanas.

Cuando los operarios de Tragsa que trabajan en la limpieza del río por esa zona comenzaron a extraer el coche del agua constataron que en su interior se encontraba un cadáver.

Las gestiones de los agentes de la Policía Nacional han determinado que se trataba de un Citroën C-3, de color negro, perteneciente a una mujer de 52 años que desapareció el pasado 3 de mayo.

Aunque la investigación policial y la autopsia determinarán de quién se trata y las causas del fallecimiento, todo parece indicar, según la Subdelegación, que se trata del cuerpo de la desaparecida.

Durante los primeros días de mayo, la Guardia Civil estuvo buscando a esta mujer que desapareció el día 3 de ese mes de su domicilio, desplegando un extenso dispositivo por tierra y aire. La búsqueda se extendió entonces por la capital y los alrededores de las localidades de Tera y Navaleno.

El marido de la desaparecida fue quien denunció los hechos e informó de que su mujer se había llevado unas pastillas con las que era tratada para la depresión y que tenía conductas suicidas. Además, la mujer dejó una nota de despedida en el buzón de su casa y se marchó sin equipaje y documentación.

Según el testimonio del marido, tenía antecedentes por haber protagonizado un hecho similar un año antes, si bien en aquella ocasión fue localizada en el monte Valonsadero de la capital.

Durante la búsqueda en mayo, el helicóptero con base en Logroño que participó en estos trabajos sobrevoló la zona del río Duero, sin que en aquel momento se obtuvieran resultados, ampliando la cobertura del rastreo a Martialay, Tera y Navaleno, localidades vinculadas con esta mujer.

Consulta aquí más noticias de Soria.