Asociaciones de vecinos, organizaciones sindicales y partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Murcia se han unido en una plataforma con el fin de protestar por la situación del transporte público en el municipio y reivindicar soluciones, para lo cual han convocado como primera medida una concentración el próximo sábado, a las 18.00 horas, en la Glorieta de España.

Se trata de la plataforma 'Ciudadanos por el transporte público' que, de momento, está formada por la Federación de Asociaciones Vecinales de Murcia y Comarca, la organización la Costera Sur también es Murcia, las secciones sindicales de UGT y CCOO en la empresa municipal de transportes Latbus, el colectivo 'Murcia en bici', la Asociación Murciana de Consumidores (Consumur), la Unión de Consumidores de España (UCE) en la Región de Murcia, y partidos políticos con representación en el Ayuntamiento de Murcia como PSOE e IU-Verdes.

Todo ello a la espera de que otras asociaciones de estudiantes ratifiquen su adhesión, según han informado en rueda de prensa el miembro de la organización Costera Sur también es Murcia, Francisco José Ruipérez, y el representante de la Federación de Asociaciones Vecinales de Murcia y Comarca, Juan Antonio Conesa.

Conesa ha manifestado que el objetivo de la concentración es reivindicar "el restablecimiento de los servicios suprimidos en las líneas de autobuses del municipio de Murcia; así como para reclamar el mismo precio de los billetes en el transporte público en todo el municipio, por un bono mensual "para todos" y para defender un "trasbordo entre autobuses y el tranvía".

La plataforma espera una "marea de protestantes" en esta primera de una serie de movilizaciones para reclamar al Ayuntamiento y a la Comunidad un transporte "justo y de calidad" para todo el municipio de Murcia, "sin exclusiones".

La Plataforma, que ha anunciado estar abierta a todos los colectivos y ciudadanos que, de forma individual, se quieran unir, exigirá "un restablecimiento inmediato de los servicios suprimidos en pedanías, algunas de ellas condenadas al aislamiento al privarles de autobús, como es el caso sangrante de la Ermita del Rosario entre otros muchos".

Otra de las reivindicaciones fundamentales de esta plataforma es lograr "un transporte público único que garantice la movilidad de todos los vecinos, vivan donde vivan". Así exigen un precio único para todos los billetes, la puesta en marcha de bonos mensuales de ahorro para todos y "que se puedan realizar transbordos gratuitos entre autobuses urbanos e interurbanos y de éstos con el tranvía".

"No tiene sentido un plan de transporte donde pedanías y casco urbano no estén interrelacionadas", han destacado los miembros, quienes han denunciado con insistencia "el nuevo recorte de líneas a pedanías, la reducción de frecuencias, que se acrecienta durante los fines de semana; así como la injusta supresión de bonos que está perjudicando a los usuarios habituales del transporte público, trabajadores y estudiantes no universitarios".

Conesa ha remarcado la necesidad de "dar continuidad al transporte, y que uno pueda coger un autobús de pedanías, montarse en otro del casco urbano y, acto seguido, montarse en el tranvía, todo ello con un único billete, con un transporte gratuito y un mismo bono", algo que "se ha perdido en la última remodelación del transporte público".

Disminución de servicios y aumento de tarifas

Ruipérez ha denunciado públicamente que "se han suprimido muchas frecuencias de autobuses en las pedanías, sobre todo, en fines de semana, donde en poblaciones como La Alberca va a tener un autobús cada dos horas, lo que supone prácticamente condenar a la muerte esa línea porque nadie la va a coger".

Asimismo, ha detallado que la Línea 12, según la Administración, va a ser absorbida por otra con la que tiene recorridos coincidentes, pero lamenta que es "absolutamente falso porque la Ermita del Rosario se queda absolutamente sin ningún autobús".

Ha lamentado también el "mal estado de muchas líneas, y los precios de los billetes". A este respecto, ha remarcado que los nuevos bonos que se anuncian como un completo sistema de bonificación son "absolutamente falsos" porque "se eliminan las tarifas planas de trabajadores que antes permitían viajar todo lo que querían desde pedanías al centro por 30 euros".

Igualmente, añade que los estudiantes no universitarios de pedanías "tampoco van a poder disponer del bono de tarifa plana, lo que representa para un padre una subida del 100 por ciento con respecto al bono que tenía hasta el pasado 14 de agosto". Si la persona en cuestión vive en una pedanía y tiene que ir dos veces por día a Murcia, la subida se eleva al "233 por ciento".

Igualmente, añade que la subida de las bonificaciones se sitúa en un 25 por ciento, por lo que su aplicación "no supone una bajada de 2,10 euros a 1,35 euros como nos quieren vender, sino una subida de 1,35 a 1,50 euros en un billete normal". Incluso, hay pedanías que "van a tener que pagar 1,50 por ir a otra pedanía, como de Nonduermas a Santo Ángel, cuando el billete de Molina a Murcia vale 1,40 euros".

Ha criticado que "hay 37 autobuses que se tienen que dar de baja el 31 de diciembre y la empresa no quiere hacerlo", al tiempo que la población de pedanías "se ha incrementado muchísimo y no se ha visto un aumento paralelo de servicios o frecuencias que se adapten a las circunstancias".

Diferencias entre ciudad y pedanías

Al respecto, Ruiperez ha criticado que no tiene sentido hacer un plan urbano de movilidad "si no se tienen en cuenta conjuntamente pedanías y casco urbano". Así, lamentan que en la ciudad sigue habiendo servicios de autobús a las 23.30 horas, cuando hay pedanías sin buses a las 21.30 o 22.00 horas.

A su juicio, no es "coherente" desarrollar más el tranvía, y critica que si ha tenido puntas de servicio es porque los estudiantes "se ven abocados a cogerlo, les venga bien o mal, porque representa un aumento actualmente de 29 euros al mes y de hasta 65 euros para ir a la UCAM, porque no existen bonos para ir en autobús".

Ruipérez ha recordado al concejal de Tráfico del Ayuntamiento, Javier Iniesta, "es concejal de todo el municipio, y no sólo de la ciudad". Por ello, le ha pedido "que se preocupe más por las pedanías, donde vive poco más de la mitad de la población del municipio".

Los integrantes de la plataforma han destacado que el sistema anterior "no era perfecto", pero consideran más lógico que la concesión estuviera en manos de una misma empresa. De todas formas, critican que había dos organismos de gobierno distintos, y actualmente hay tres empresas de transporte con dos organismos que tienen que velar por el buen funcionamiento.

Conesa ha pedido a Iniesta "que defienda los intereses de todos los ciudadanos del municipio, vivan en pedanías o en el casco urbano". Así, acusan al concejal de preocuparse "únicamente por el transporte del casco urbano, cuando los habitantes de pedanías también vivimos en el municipio".

Por eso, añaden que no tiene sentido "las diferencias entre el precio de los servicios de transporte público que se pagan en las pedanías con respecto al casco urbano". Ha comparado esta situación con los servicios de agua, alcantarillado o recogida de basuras, en los que "se paga lo mismo en todo el municipio".

Por último, han pedido la eliminación de la Entidad Pública del Transporte (EPT) porque "nació con la intención de unificar y gestionar todo el transporte público de la Región" y, finalmente "no ha podido homogeneizar ni siquiera la imagen corporativa de las diferentes concesionarias".

Consulta aquí más noticias de Murcia.