El metro de Sevilla, explotado por una sociedad participada mayoritariamente por la Junta de Andalucía, incorporará a su flota durante la próxima Navidad los cuatro trenes adquiridos recientemente y estrenados en 2007 por el tranvía de la capital andaluza. Las cuatro unidades han sido re equipadas y adaptadas a los sistemas tecnológicos del metropolitano tras una inversión de aproximadamente 9,5 millones de euros, según ha manifestado este jueves la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, en el seno de una comisión parlamentaria sobre su materia.

Estos cuatro trenes, fabricados en las instalaciones de Santana Motor de Linares (Jaén) gracias a la colaboración entre la extinta firma linarense y Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), fueron originalmente construidos precisamente para la flota de la primera línea del metro de Sevilla. No obstante, estos trenes fueron cedidos en 2007 a Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) para el primer periodo de funcionamiento del tranvía hispalense, siendo posteriormente sustituidos por nuevos convoyes equipados con acumuladores de carga rápida para circular sin catenaria por la avenida de la Constitución y la Plaza Nueva.

Ya en pruebas

Merced a un acuerdo previo con Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles, la sociedad Metro de Sevilla destinó más de 9,5 millones de euros para adaptar y re equipar estos trenes e incorporarlos definitivamente a la flota del metropolitano sevillano, que contará así con 21 unidades, una de las cuales quedará siempre reservada en los talleres para estar disponible ante cualquier incidencia o contratiempo en el servicio.

En estos momentos, de hecho, las cuatro unidades se encuentran en las cocheras y talleres del metro de Sevilla, donde los trenes están siendo chequeados y siendo sometidos a las correspondientes pruebas en blanco para comprobar el funcionamiento de sus nuevos equipos.

Diferentes requisitos

En concreto, los trenes del metro requieren, a diferencia de la explotación tranviaria (conducción a la vista), de la incorporación de equipos embarcados para el funcionamiento de los sistemas de señalización propios del metro, como el Sistema de Protección Automática (ATP) y el sistema de operación automática entre estaciones (ATO), además del equipamiento del sistema de sincronización para la apertura y cierre de las puertas de andén de las estaciones, y de los dispositivos propios de comunicación y control de la cabina del metro. Este proceso de revisión y adaptación de los trenes ligeros a las características de la explotación ferroviaria del metro se desarrollará durante un plazo de unos cuatro meses.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.