La consejera de Cultura del Gobierno vasco, Blanca Urgell, ha alertado sobre la "seria amenaza" que, a su juicio, sufre la cultura, que se encuentra "groseramente atenazada entre quienes la conciben como solo economía, como solo entretenimiento o como solo identidad".

Urgell se ha expresado, de esta forma, en la inauguración este jueves de la jornada 'El valor de la cultura', enmarcada dentro de la tercera edición de las "Jornadas de fábricas de creación" y las segundas jornadas sobre "Industrias culturales y creativas y empleo", que se ha desarrollado en el pabellón 6 de Zorrozaurre.

En su discurso, la consejera ha defendido el valor de la cultura "tanto desde el punto de vista económico como social", y ha manifestado que "aún no se percibe como un derecho de los ciudadanos", al igual que la sanidad o la educación, y, por eso, "el papel de los creadores y de todos los que tenemos que ver con la cultura es esencial en esa mediación".

En este sentido, ha insistido en que estos colectivos "deben hacer ver que son socialmente tan necesarios como los que más, para que quede claro que sin gente como ellos igual se puede vivir, pero la vida tendría poco sentido, ningún valor, porque faltaría precisamente el valor de la cultura".

Según ha explicado Blanca Urgell, se ha puesto de actualidad "aquella vieja distinción entre precio y valor" cuando se habla de cultura, debate que se habría abierto con la presentación del proyecto de Presupuestos realizado por el Gobierno español "y los recortes que en él aparecen y que afectan al ámbito de la cultura en el País Vasco".

"mercantilizar" la cultura

"Al precio de la cultura acuden los que pretenden mercantilizar su sentido y orillar su presencia por la vía de unos pretendidos exagerados costos en tiempos de crisis, de una pretendida subordinación a otros requerimientos sociales tenidos por más imperiosos, urgentes y, a la postre, importantes", ha recalcado.

Para la consejera, el valor de la cultura "lo reclamamos los que creemos firmemente en que no solo es un generador de riquezas tangibles, incluso económicas, o también un articulador social, tanto comunitario como individualizador, sino que éste va más allá".

Por ello, ha mostrado su "preocupación" por el efecto que los "drásticos recortes" en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte van a suponer para las entidades culturales del País Vasco, recortes que "también tendrán su repercusión en el conjunto de las instituciones vascas, que tendrán que mantener dicho entramado cultural".

Finalmente, Urgell ha afirmado que "nos exigen a las gentes de la cultura un replanteamiento de nuestro papel y de lo que legítimamente podemos costar a la sociedad, pero de ahí a renunciar a nuestro papel y presencia, a nuestra dignidad como colectivo social y a nuestra necesidad como tal, va un abismo que no estamos dispuestos a abordar".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.