El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha mostrado satisfecho por que mientras en toda España se han duplicado el número de quejas registradas ante el Defensor del Pueblo, en el caso de Castilla-La Mancha no se ha producido este aumento.

Es por ello que, en nota de prensa, el Gobierno regional ha asegurado estar "satisfecho" por el resultado de la reunión de la presidenta regional, María Dolores Cospedal, con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, institución que este jueves ha dado a conocer que el número de quejas en la región ha pasado de las 918 en todo el 2011 a las 1.683 en lo que va de 2012.

El Ejecutivo de Cospedal ha precisado que cuando la Defensora del Pueblo informa del número de quejas recibidas en el ámbito de la comunidad autónoma, éstas se refieren a todas las administraciones que ejercen sus competencias en el territorio de la región: de carácter autonómico, provincial, comarcal y local.

Asimismo, ha explicado que estas quejas se fundamentan en competencias que corresponden a unas o a otras, como pueden ser desahucios; problemas vecinales; quejas medioambientales por olores, basuras, ruidos; comisiones bancarias o inmigración, "por citar algunas, sin resultar ninguna de estas descritas de competencia autonómica, por ejemplo".

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha querido destacar que los ciudadanos de la comunidad "tienen muy claro que, a la hora de tener que acudir a esta institución, sus quejas y sugerencias son tenidas en cuenta".

Por ello, ha mostrado su satisfacción "con haber eliminado un gasto innecesario, como era el tener una institución duplicada en Castilla-La Mancha y en el resto de España".

Consulta aquí más noticias de Toledo.